Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La aviación turca mata a 100 miembros del PKK y las YPG en Siria e Irak

El Ejército turco ha informado de la muerte de un centenar de miembros de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y de las Unidades de Protección Popular (YPG) en incursiones de la aviación turca en Siria e Irak.
Los aparatos de combate turcos han atacado este sábado a las milicias kurdas en la región de Sinyar, en el norte de Irak, y en la de Karachok, en el noreste de Siria y el sureste de Turquía, según recoge el diario turco 'Daily Sabah' citando fuentes militares.
En Sinyar habrían muerto más de 40 "terroristas" y 49 más en Karachok, en Siria, incluidos cuatro altos mandos. Además, 90 "terroristas" más resultaron heridos en Karachok, la mayoría de carácter crítico.
Otra oleada de ataques en el norte de Irak y el sureste de Turquía se ha cobrado las vidas de 14 milicianos, ha informado el Ejército turco en otro comunicado. Además, seis milicianos más han muerto en la zona de Sinat-Haftanin, en el norte de Irak, y ocho más en la provincia de Adiyaman, en Turquía, en dos ataques aéreos distintos.
Estos ataques se suceden tras las incursiones transfronterizas desde zonas controladas por las YPG para atacar posiciones militares turcas en el sur del país, concretamente en las provincias de Hatay, Mardin y Sanliurfa.
Turquía ha advertido de que atacará a las milicias del PKK si no abandonan la región de Sinyar, en Irak. Más de 4.500 integrantes del PKK y de 440 miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en enfrentamientos o como consecuencia de ataques desde el comienzo de la operación de seguridad en las regiones de mayoría kurda de Turquía, a mediados de diciembre.
En julio se rompió el alto el fuego pactado por el PKK y Turquía en el marco de unas negociaciones de paz que pretendían cerrar un conflicto que se ha cobrado más de 40.000 vidas desde que estalló, en 1984. El alto el fuego estuvo en vigor dos años.