Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades venezolanas intervienen una empresa privada por "acaparar" juguetes

La Superintendencia Nacional de Precios Justos (SUNDDE) de Venezuela ha intervenido la empresa privada Kreisel por "acaparar" cerca de cuatro millones de juguetes con presuntos fines especulativos de cara a las fiestas navideñas.
El director de la SUNDDE, William Contreras, ha informado de que las autoridades venezolanas han decomisado 3.821.000 juguetes en los almacenes de la compañía importadora Kreisel en las localidades de Caracas y Guarenas.
Contreras ha explicado que la SUNDDE sospechó del "boicot" de Kreisel cuando se dio cuenta de que en los documentos oficiales su inventario era el mismo desde 2009. "Es decir, en una época como esta, que los padres tratan de buscar juguetes, no estaba despachando producto", ha señalado.
Los gerentes de ventas y contabilidad de Kreisel, Giussepe Sason y Osiri Mendoza, respectivamente, han sido detenidos y puestos a disposición del Ministerio Público por un delito de "acaparamiento", ha anunciado la SUNDDE en Twitter.
La mercancía decomisada será distribuida por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) entre las familias venezolanas. "No dejaremos que estos delincuentes económicos le roben el derecho a nuestros niños de recibir sus juguetes", ha afirmado Contreras.
La SUNDDE, un organismo de fiscalización gubernamental, ordenó la semana pasada a decenas de comercios bajar los precios de ropa, zapatos y juguetes para garantizar el acceso a los productos típicos de Navidad en plena crisis de abastecimiento.
La caída del precio del petróleo en el mercado internacional ha dejado a Venezuela sin dinero para importar, lo que ha vaciado de bienes de primera necesidad --comida y medicamentos-- los supermercados de la nación caribeña.
El Gobierno de Nicolás Maduro achaca esta situación a una "guerra económica" lanzada por la oposición venezolana con apoyo de potencias extranjeras para echar al 'chavismo' de Miraflores. La Mesa de Unidad Democrática (MUD), en cambio, apunta a la mala gestión del Ejecutivo.