Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades congoleñas alertan de una ofensiva del M-23 desde territorio ugandés

Las autoridades de República Democrática del Congo han alertado de la presencia de milicianos del grupo rebelde M-23 con su líder a la cabeza en una zona fronteriza de Uganda desde podrían atacar territorio congoleño.
El gobernador de la provincia de Kivu Norte, Julien Paluku, ha explicado en rueda de prensa que el líder rebelde, Sulutani Makenga, ha abandonado la zona vigilada de Uganda en la que se encontraban y se ha desplazado con otros oficiales hasta Bunagana, localidad fronteriza situada a solo 70 kilómetros de la ciudad de Goma.
"Quiero confirmar ante la opinión nacional e internacional por fuentes ugandesas que Makenga y elementos del ex-M-23 han huido de las zonas de vigilancia en dirección a la RDC para atacar y luego huir de la RDC", ha asegurado Paluku en rueda de prensa recogida por la emisora Radio Okapi.
"Quiero denunciar a las autoridades ugandesas que han permitido este tipo de actividades. El 11 de noviembre de 2016 lancé la misma alarma y fueron interceptados", ha argumentado.
El gobernador sostiene que una treintena de milicianos armados están intentando tratar de "reunir los descontentos para el M-23" y así atacar a la República Democrática del Congo y desestabilizar el país.
Los rebeldes del M23, denominado así por el acuerdo de paz que acabó con cuatro años de rebelión en el este congoleño el 23 de marzo de 2009, se levantaron en armas en 2012 para denunciar que el Gobierno no había satisfecho la demanda incluida en el acuerdo de integrarlos en el Ejército.
Después de tomar Goma en noviembre de 2012, los rebeldes pidieron abrir negociaciones con el Gobierno, liberar a los presos políticos y disolver la comisión electoral.
Sin embargo, en diciembre se dieron ya por fracasadas las negociaciones y tras un 'impasse' el Ejército expulsó a los rebeldes la totalidad del territorio que controlaban, en octubre de 2013, y los remanentes del M-23 se refugiaron en países vecinos como Uganda.