Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 22 rostros inocentes de la tragedia del Manchester Arena

Ya conocemos la identidad de las veintidós personas que murieron en la explosión del Manchester Arena. Veintidós nombres y apellidos entre los que encontramos siete menores. Megan Hurley, 15 años, estudiante que amaba hacer reír a la gente. Elaine Mclver, 43 años, agente de policía. Su marido sigue herido. Courtney Boyle, 19 años y estudiante de criminología. Fue al estadio junto a su padrastro, Philip Tron, de 32 años. Para su esposa, el cielo tiene dos nuevos ángeles. Wendy Fawell, 50 años y exprofesora de primaria, pero sobre todo madre. Eilidh MacLeod, 14 años. Nacida en Escocia, le gustaba tanto escuchar a Ariana como tocar la gaita. Chloe Rutherford, 17 años y Liam Curry, de 19. Una pareja perfecta. Sorrell Leczkowski, 14 años. Soñaba con ser arquitecto. Fue al Arena con su madre y su abuela. Michelle Kiss, 45 años. Esposa, madre, hermana, hija... Su familia era toda su vida. Jane Tweddle-Taylor, 51 años. Recepcionista de una escuela amable, generosa y divertida. Nell Jones, 14 años. Una hermana para sus compañeros de clase. Martyn Hett, 29 años. Se hizo famoso en Internet por vender las manualidades de su madre. Angelika 40 años y Marcin Klis, de 42. Se hicieron esta foto poco antes de recoger a sus dos hijas. Olivia Campbell, 15 años. Su pasión era cantar.  Alison Howe, 44 años y Lisa Lees, de 43. Madres y amigas. Llegaron al estadio juntas, y juntas se fueron para siempre. Kelly Brewster, 32 años. Protegió con su cuerpo la vida de su sobrina. Saffie Rose Roussos, ocho años. Simplemente una maravillosa pequeña. Georgina Callander, 18 años. Fan incondicional de Ariana Grande y un rayo de luz para sus amigos. John Atkinson, 26 años. Para muchos, solo había un John entre un millón. 22 nombres. 22 vidas. Inocente rostro del horror.