Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FBI acusa formalmente a Corea del Norte del ataque informático a Sony

Kim Jong Un, Corea del Norte,Efe

El FBI ha concluido que la estructura del ataque informático contra la división cinematográfica de Sony coincide con el patrón habitual de actividades informáticas criminales de Corea del Norte, como el uso de "malware" --programas de contenido malicioso-- previamente empleados por piratas informáticos norcoreanos, según ha hecho saber en un comunicado.

"El FBI cuenta ahora con información suficiente para concluir que el Gobierno norcoreano es el responsable de estos actos", según ha hecho saber la agencia federal estadounidense de investigación en un comunicado.
La agencia determina que "ha observado un importante solapamiento entre la infraestructura empleada en este ataque con actividades informáticas previas asociadas a Corea del Norte. El FBI asegura que ha hallado rastros de direcciones IP asociadas con la infraestructura informática norcoreana, incluidas en el software malicioso empleado en este ataque.
"Por otro lado, las herramientas empleadas en el ataque guardan parecido con otro ataque ejecutado el pasado mes de marzo por Corea del Norte contra bancos y medios de comunicación surcoreanos", asegura en un comunicado.
El FBI muestra su preocupación ante este ataque, que quiere destacar por encima de otros de la misma naturaleza al tratarse de "un ataque destructivo y de naturaleza coercitiva", es decir, asociado al chantaje y a la extorsión, destinado a "infligir un daño importante en una compañía estadounidense y a suprimir el derecho de los ciudadanos estadounidenses a expresarse en libertad".
El FBI, concluye la nota, "trabajará junto a múltiples departamentos y agencias para identificar, perseguir e imponer consecuencias sobre individuos, grupos o estados que utilicen la informática para amenazar a Estados Unidos o a sus intereses".