Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen 20 años después al asesino de una niña 'sin nombre' gracias al retrato genético

Baby Hopecuatro.com

El caso de la muerte de una niña cruelmente asesinada en 1991 en Nueva York y que fue enterrada bajo el nombre Baby Hope ha sido resuelto después de que la policía lograra establecer la identidad de la pequeña 20 años después.

El cuerpo de la niña, de entre 3-5 años de edad, fue exhumado en 2006 para obtener muestras de ADN, pudiendo establecer su retrato genético al cabo de cinco años. Cada año, la víspera del aniversario de su asesinato, la policía colocaba carteles en la ciudad para atraer la atención de quien pudiera brindar alguna información para la investigación, informa RT.

El pasado mes de julio, la policía volvió a colocar carteles con el rostro de la niña y ofreció una recompensa de 12.000 dólares por alguna pista. Fue entonces cuando apareció una mujer que dijo conocer a la hermana de la menor.
 
Las autoridades lograron ponerse en contacto con la madre, una inmigrante mexicana, e identificaron a la niña como Angélica Ramírez.

La policía siguió tirando del hilo y este sábado anunciaba el arresto de un primo de la niña, Conrado Juarez, de 52 años. Según los agentes, durante el interrogatorio el hombre confesó haber violado y matado a la pequeña, cuando ella, después de la separación de sus padres, vivía en la casa de los parientes de Juárez. También dijo que su hermana -ahora muerta- le aconsejó deshacerse del cuerpo.

La niña fue encontrada muerta el 23 de julio de 1991 en un congelador abandonado cerca de una autopista en el norte de Nueva York.