Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vive con una parte del cerebro anulada para controlar sus 100 ataques epilépticos diarios

Spike sufría epilepsia y tenía hasta 100 ataques diariosspikeparrent.blogspot

Spike Parrent era un niño completamente normal hasta que cumplió los cuatro años y comenzó a sufrir ataques epilépticos. Los médicos probaron todo tipo de tratamientos para controlar los hasta 100 ataques diarios que sufría el pequeño sin éxito. Finalmente decidieron operar su cerebro para eliminar el funcionamiento del lóbulo frontal derecho, lo que permite a Spike llevar una vida prácticamente normal.

Según informa Foxnews.com, Spike sufrió su primer ataque en enero de 2011. Los médicos que le atendieron en urgencias afirmaron que se trataba de una convulsión causada por la fiebre, sufridas por un 5% de los niños. Durante la noche, volvió a sufrir un ataque.
Semanas después, los ataques comenzaron a ser diarios y le diagnosticaron epilepsia. Spike comenzó a probar medicamentos y tratamientos para controlar las convulsiones, pero ninguno tuvo éxito.
Los ataques comenzaron a ser insoportables. Spike llegó a sufrir entre 70 y 100 ataques en un día. Finalmente, los médicos de una clínica especializada en Cleveland concluyeron que el pequeño era un candidato perfecto para la cirugía cerebral.
Spike se sometió a una operación que consistía en dejar el lóbulo frontal derecho de su cerebro anulado, parte que controla la capacidad de atención y su función ejecutiva.  
El pequeño tuvo su último ataque el 9 de noviembre de 2011, justo el día antes de su operación, y no ha vuelto a sufrir convulsiones. Spike sigue controlando su enfermedad con medicación pero, a sus seis años, se ha convertido en un niño completamente normal.