Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con 20 años vive en un cuerpo de un hombre de 160 años

Dean padece envejecimiento prematuroDaily Mail

Los niños que padecen esta dolencia envejecen 8 veces más rapido de lo normal

Dean Andrews tiene 20 años y sufre una rara enfermedad por la que su cuerpo envejece ocho veces más rápido de lo normal. La dolencia llamada Hutchinson-Gilford progeria hace que el organismo de Dean sea el de un anciano de edad, convirtiendo a este joven en el segundo superviviente más longevo de esta enfermedad.
Según informa el diaro Daily Mail, Dean es uno de los cuatro enfermos de progeria en el Reino Unido y solo hay 74 en todo el mundo. El joven, de 20 años, ha decidido ahora contar su historia con la esperanza de servir de ayuda a otros pacientes que la sufren.
"Yo nunca he dejado que mi condición me detenga. Siempre he tratado de hacer lo que todos hacen o, al menos, lo intenté", dice, "mi familia me han mantenido en marcha y mis amigos hacen todo lo posible para hacerme feliz".
Con 20 años y un cuerpo menudo de 23 kilogramos y medio, Dean ha aprendido a conducir, tiene cuatro tatuajes e incluso ha empezado un curso de mecánica en la universidad. Logros impensables cuando los médico le dijeron a su madre, Dawn Thomas, que su hijo de siete años no pasaría de la adolescencia.
Dawn cuenta en el citado diario que "cuando Dean tenía unos seis meses me di cuenta de que era mucho más pequeño de lo que debería. Todavía llevaba la ropa de un bebé de 3 meses de edad, pero los médicos me dijeron que no se preocupara". "Dijeron que era pequeño y no había nada malo, pero yo le llevaba al médico con regularidad porque comía poco".
Otro de los síntomas que notó su madre es que, con 18 meses, Dean se cansaba con más facilidad que otros niños y no podía hacer movimientos que para los demás eran normales, como cruzar las piernas. Finalmente un médico experto en genética les dio el terrible diagnóstico: Dean padecía progeria.
Los padres de Dean tuvieron que aprender sobre la marcha porque apenas había información sobre la enfermedad, solo les dijeron que el niño estaba envejeciendo ocho veces más rápido de lo normal y que probablemente no viviría más allá de los 13.
Los enfermos de progeria son propensas a sufrir artritis, problemas oculares, enfermedades del corazón y calvicie. Dean, además, sufre una insuficiencia cardíaca irreversible y los médico no pueden precisar cuánto le queda de vida.