Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una docena de países americanos liderados por EEUU piden una nueva mediación para el diálogo en Venezuela

Una docena de países americanos liderados por Estados Unidos han propuesto este martes crear un nuevo mecanismo para facilitar el diálogo entre el Gobierno y la oposición en Venezuela con el fin de restablecer el hilo democrático en el país, lo cual, han subrayado, requiere elecciones y frenar la Asamblea Constituyente convocada por Nicolás Maduro.
Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, México, Paraguay y Perú han emitido un comunicado conjunto para expresar su "decepción" ante "la falta de un consenso regional" en la XXIX reunión de ministros de Exteriores de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se ha celebrado sobre Venezuela.
Estos gobiernos, que se han declarado "afines" en este asunto, han sostenido que, dada "la interrupción del proceso democrático en Venezuela, debe persistirse en una salida concertada, por parte de todos los actores venezolanos, en beneficio del pueblo de ese hermano país".
Los firmantes han abogado, en concreto, por "la creación de un grupo y/u otro mecanismo de facilitación que pueda acompañar un nuevo proceso de diálogo efectivo entre los venezolanos", al tiempo que han reiterado "su plena disposición a ayudar en sus objetivos y trabajos".
No obstante, ha subrayado que, para que este nuevo diálogo sea posible, deben darse una serie de premisas que incluyen "el cese de toda violencia y el respeto irrestricto a los Derechos Humanos, el completo restablecimiento del orden constitucional", lo que implica restituir a la Asamblea Nacional y garantizar la separación de poderes.
También han reclamado "el cese de la Asamblea Constituyente en los términos en los que ha sido concebida", ya que, a diferencia del anterior proceso, esta vez no se ha celebrado un referéndum para que los venezolanos se pronuncien sobre la necesidad de una nueva Carta Magna y sus representantes procederán solo de ciertos sectores sociales.
Asimismo, han exigido el establecimiento de un calendario electoral para comicios locales, regionales y presidenciales "con el acompañamiento de observadores internacionales independientes", "la liberación de los detenidos por razones políticas" y "la apertura de un canal humanitario".