Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de los alcaldes de Barquisimeto denuncia haber sido destituido por el "tirano" de Maduro

El alcalde de Barquisimeto Alfredo Ramos ha denunciado este jueves haber sido destituido por los "concejales de la dictadura" del "tirano" Nicolás Maduro, en el marco de la ola de protestas convocadas por la oposición desde principios del mes pasado.
Ramos, alcalde de una de la dos municipalidades de la ciudad, ha informado a través de su cuenta oficial de la red social Twitter de que los "concejales de la dictadura" han aprobado su destitución de forma ilegal, razón por la cual ha convocado al pueblo de Iribarren, que pertenece al estado venezolano de Lara, a acompañarle en una protesta junto a la Alcaldía el viernes.
El edil ha definido su destitución como "un golpe de estado al municipio". "El tirano Maduro no detendrá nuestra lucha por la democracia", ha advertido. "El intento de mi destitución es parte del golpe de estado continuado de Maduro, el dictador", ha reiterado.
"Todos mañana a las 8.00 horas al Palacio Municipal", ha convocado.
La semana pasada recibió un amparo emitido por militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en su contra, igual al que ha recibido esta misma semana, en el que se le culpa de los cierres de carreteras del municipio y de no participar en la contención de manifestantes en la localidad, según ha recogido Globovisión.
En declaraciones al programa 'Por donde vamos', de la emisora Unión Radio, el alcalde denunció su destitución como un "acto inconstitucional". "(Los concejales) no pueden hacerlo, la única manera (de destituirme) es a través de un juicio en tribunales", ha señalado.
"Lo hicieron por el tema de las protestas que se han venido realizando en Barquisimeto", ha explicado, antes de adelantar que llevará el caso a los tribunales porque es una decisión "inviable" que "en la práctica no se puede ejecutar".