Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acercamiento a Cuba y el acuerdo con Irán, la herencia de Obama en política exterior

Investigadores de Elcano y CIDOB repasan los ocho años del presidente demócrata en la Casa Blanca
El restablecimiento de las relaciones con Cuba y el acuerdo nuclear con Irán son, quizá, los dos principales logros en política exterior de Barack Obama en los ocho años que ha ocupado la Casa Blanca, si bien este legado podría perderse con su sucesor, el magnate Donald Trump, quien podría dar marcha atrás.
"El logro más importante es haber roto algunos tabúes", ha opinado Eduard Soler, investigador del CIDOB, destacando en este ámbito tanto el acercamiento a Cuba con el fin de "cerrar las heridas del pasado" como el acuerdo sobre el programa nuclear con Irán, con el que "se evitó lo peor" que era una posible escalada militar y que Teherán siguiera adelante con su carrera armamentística. "El acuerdo era la mejor de las posibilidades que había sobre la mesa", ha añadido en una entrevista concedida a Europa Press
Carlota García Encina, investigadora del Real Instituto Elcano, también coincide en que el acuerdo con Irán puede considerarse un "éxito" igual que el "histórico" restablecimiento de las relaciones con Cuba y la visita que Obama hizo en 2016 a la isla, si bien "el embargo sigue ahí".
Ambos investigadores ven igualmente relevante el que Estados Unidos respaldara el Acuerdo de París sobre cambio climático lo cual, ha destacado destaca Soler, supuso "un giro en política exterior".
Pero, advierte García Encina en declaraciones a Europa Press, "hace falta tiempo para poder decir si el legado de Obama ha sido un éxito o un fracaso, ya que dependerá de lo que haga su sucesor", quien "podría acabar con ello y por tanto el legado de Obama no sería tal legado".
NO ES UN LEGADO FUERTE
Además, ha añadido la investigadora, no se trata en ningún caso de un "legado fuerte" que los demócratas puedan defender y sobre el que puedan seguir construyendo, teniendo en cuenta además que el partido se ha visto debilitado en estos ocho años y actualmente no controla ninguna de las dos cámaras del Congreso.
No obstante, ha apuntado apunta Soler, en cuanto a Irán y Cuba, seguramente Trump deberá enfrentarse a "fuerzas económicas que empujarán para que no haya marcha atrás" ya que se perderían las ventajas económicas que ambos logros han supuesto, aunque también habrá fuerzas que apuesten por abandonar estas políticas.
Además, ha añadido, "estos tres temas han cobrado vida propia e independientemente de lo que haga Estados Unidos con Trump, el resto del mundo podría optar por seguir una dirección opuesta".
LUCHA ANTITERRORISTA
Otro de los asuntos que ha marcado la política exterior de Barack Obama ha sido la lucha antiterrorista. En este apartado, García Encina ha resaltado la retirada de las tropas de Afganistán e Irak y no ha dudado en considerar un "fracaso" la política del presidente estadounidense en Libia, Siria --"donde ha intervenido tarde"-- y Oriente Próximo.
En opinión de Soler, "una de las preocupaciones que había en Estados Unidos era que el país se viera arrastrado a otra guerra en Oriente Próximo y en este sentido Obama lo ha conseguido". Bajo su mandato, Washington ha tratado de que su implicación militar fuera "en cosas realmente quirúrgias y con cobertura legal", principalmente tras lo sucedido en Libia.
En este sentido, ambos investigadores coinciden en que la emergencia en los últimos años del grupo terrorista Estado Islámico en Irak y Siria no puede achacarse a las políticas de Obama en la región sino que es "un fracaso colectivo". "Es injusto atribuir la emergencia de Estado Islámico a Obama", ha subrayado Soler.
"No es justo decir que es un fracaso solo de Obama", ha defendido por su parte la investigadora de Elcano, subrayando que la UE también podría haber actuado y haber emergido como un actor pero no lo ha hecho, sino que ha mantenido su política de "llamar al amigo americano" para que resuelva los problemas.
EL PRESIDENTE MENOS EUROPEO
Por otra parte, García Encina ha incidido en que Obama comenzó su presidencia mirando hacia Asia y ha sido "el presidente menos europeo" de Estados Unidos. En estos ocho años, ha añadido, "ha tenido sus más y sus menos" con sus aliados europeos, siendo uno de los puntos más críticos el escándalo del espionaje de la NSA. Sin embargo, "da la sensación de que en los dos últimos años volvió a mirar a Europa porque Estados Unidos necesita un socio europeo fuerte", ha precisado.
"Rusia está ampliando su esfera de influencias y eso es un fracaso tanto de Estados Unidos como de Europa, que es el vecino de Rusia", ha sostenido García Encinas.
Respecto a Europa y al auge de Rusia, Soler ha resaltado que el presidente ruso, Vladimir Putin, "ha terminado 2016 en unas condiciones mejores de lo que podía esperar a principios de año" pero no es algo que se pueda achacar solo a la política de Obama y ha puesto el acento en el balance "agridulce" para los europeos en este sentido, con un respaldo claro hacia los países del este pero por otra parte sin que se pudiera evitar el conflicto en Ucrania y la anexión de Crimea.
Todo esto pone de manifiesto que "Estados Unidos sigue siendo una potencia mundial pero no puede determinar el rumbo de todo lo que sucede en el planeta", ha considerado el investigador del CIDOB, para quien se ha producido "un choque de realidad" no solo para la propia Administración Obama sino para Estados Unidos.
"Los retos y las amenazas de hoy en día son muy complicados y cuando Obama llegó a la Casa Blanca era demasiado idealista y hablabab de un mundo sin armas nucleares y todo eso en el día a día no es tan fácil de hacer", ha subrayado la investigadora de Elcano.
En resumen, según Soler, se puede hacer un balance de "luces y sombras" porque "Obama considera que ha podido evitar lo peor y sortear los mayores riesgos pero eso ha hecho que esa voluntad de no asumir riesgos en determinadas situaciones, especialmente en Siria, haya hecho que hayan degenerado".
En su opinión, aunque es cierto que en algunos asuntos "Obama ha tenido las manos atadas por el Congreso", dominado por los republicanos, lo cierto es que "podría haber hecho más". "Lo que va a pasar ahora es que, sobre todo en lo relativo a los Derechos Humanos, Trump va a ser peor y va a dejar a Obama en buena posición", ha remachado.