Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El descarrilamiento de un tren deja siete muertos y decenas de heridos en EEUU

Accidente de tren en EEUUReuters

Siete personas han muerto y más de 200 han resultado heridas, al descarrilar un tren de la compañía Amtrak, con 238 pasajeros y cinco miembros de la tripulación a bordo, en la ciudad de Filadelfia, en el estado de Pensilvania en EEOO, según ha informado el alcalde de esta ciudad, Michael Anthony Nutter. El accidente, según las primeras hipótesis ha ocurrido porque el tren circulaba a más de 112 kilómetros por hora en una zona en la que debía hacerlo a 70.

El tren viajaba desde Nueva York a Washington cuando descarriló en torno a las 21.30 (hora local) en Filadelfia. "Nunca había visto nada igual en mi vida", ha dicho en una rueda de prensa el alcalde Michael Nutter, quien tras visitar la zona ha descrito la situación como un "desastre absoluto".
"No sabemos lo que pasó aquí. No sabemos por qué ocurrió esto", ha apostillado Nutter. Tanto la Junta Nacional de Seguridad del Transporte como el FBI han subrayado que no existen pruebas que apunten a ninguna hipótesis más allá del accidente.
Las autoridades esperan ahora aclarar lo ocurrido, si bien oficialmente no han apuntado ninguna hipótesis. Fuentes citadas por NBC News han asegurado que el tren circulaba a unos 112 kilómetros por hora en una zona en la que debía hacerlo a 70, mientras que 'The Wall Street Journal' ha elevado la velocidad a más de 160 kilómetros por hora.
Las autoridades habían informado inicialmente de cinco víctimas mortales, pero el Hospital de la Universidad de Temple ha añadido un séptimo fallecido. Un miembro de los servicios de emergencia citado por NBC News ha advertido de que el balance podría aumentar.
Tanto los seis vagones como la cabina se salieron de las vías cuando, según testigos, el tren comenzaba a girar en una curva. "Estabamos circulando sin problemas y, de repente, quedamos de lado", ha contado a NBC uno de los pasajeros, Don Kelleher, mientras que otro, Max Helfman, ha dicho que "las maletas caían sobre la gente".
El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, ha prometido que las autoridades estatales harán "todo lo que puedan" para ayudar. La zona donde se produjo el siniestro ya fue escenario en 1943 de uno de los accidentes más mortíferos de la historia de Estados Unidos, con 79 muertos, según CNN.