Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los abuelos de Venezuela se suman a las protestas contra Maduro

Cientos de ancianos se han sumado este viernes a las protestas convocadas por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) contra el Gobierno de Nicolás Maduro y lo han hecho protagonizando su propia marcha por Caracas, que una vez más ha acabado en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.
En su caso, querían llegar hasta la sede de la Defensoría del Pueblo, ubicada en el municipio caraqueño de Libertador, para hablar pedir a su titular, Tarek William Saab, que persuada al Gobierno de autorizar la ayuda para alimentación y medicinas que el Parlamento aprobó hace un año y que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) avaló.
Los manifestantes se han topado con un cordón de seguridad en la Plaza Brión y han intentado continuar, lo que ha suscitado la respuesta de los agentes, que han empleado gases lacrimógenos. Sin embargo, finalmente un miembro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ha convencido a sus colegas para que dejaran a los ancianos adentrarse en Libertador.
"Respeten a los viejos", han gritado algunos manifestantes. El ex candidato presidencial de la MUD, Henrique Capriles, ha propuesto incluso "retirar a los abuelos". "No voy a permitir que los humillen, son nuestra fuerza moral", ha dicho el también gobernador de Miranda, según informa la prensa local.
Al mismo tiempo, otros cientos de ancianos se han concentrado en la Plaza de Bolívar para marchar desde allí al Palacio de Miraflores con el objetivo de mostrar su apoyo al Gobierno venezolano. "Esas marchas de la oposición son pura matazón. Se matan entre ellos", ha dicho Nelia de López, una funcionaria de 65 años.
CRISIS VENEZOLANA
La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional --controlada por la oposición desde 2016-- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados.
El Gobierno de Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.
Desde entonces, la MUD no ha dejado de convocar manifestaciones multitudinarias que han acabado en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Hasta ahora, 39 personas han muerto, incluidos cuatro adolescentes, más de 700 han resultado heridas y más de mil han sido detenidas por los disturbios.
Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente por considerar que es la única forma de devolver la paz a Venezuela. La MUD, por su parte, ha denunciado que de esta manera el 'chavismo' pretende consumar el "autogolpe" que comenzó con las polémicas sentencias del TSJ.
La Asamblea Constituyente estará formada por 500 "ciudadanos" que serán elegidos en las próximas semanas "a través del voto universal, directo y secreto", de los cuales la mitad, 250, saldrán de sectores de marcado corte oficialista, según ha detallado Maduro.