Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Negociación contrarreloj entre demócratas y republicanos para evitar el 'abismo fiscal'

Los senadores que mantendrán el contacto para evitar el abismo fiscalReuters

Los equipos de los portavoces del Partido Republicano y del Partido Demócrata en el Senado, Mitch McConnell y Harry Reid, respectivamente, tienen programados varios encuentros para intentar lograr un acercamiento y evitar el conocido ya como 'abismo fiscal' antes de la fecha límite de fin de año.

A mediodía McConell entró en su despacho en el segundo piso del Capitolio y respondió a las preguntas de los periodistas sobre si cree que tendrán éxito los contactos: "Espero que sí".
Fuentes republicanas del senado han informado que a lo largo de este día se sabrá si estos contactos han avanzado, cuando los portavoces informen a los demás congresistas de sus respectivos partidos. Para este mismo domingo hay programada una sesión extraordinaria del Senado a las 13.00 horas (19.00 hora peninsular española), pero aún no se sabe si habrá una proposición de ley que puedan tramitar.
Ya el viernes los ayudantes de Reid y McConnell mantuvieron contactos para intentar lograr un acuerdo de última hora. Los republicanos mantienen su oposición a subir al 4,5 puntos, hasta el 39,6%, la tasa para quien gane más de 250.000 dólares al año. Fuentes cercanas a la negociación han filtrado que si se eleva de 250.000 a 400.000 dólares la cifra, podría haber un acuerdo, aunque también deben pactar sobre el impuesto de sucesiones, por lo que las perspectivas no son muy positivas.
Demócratas y republicanos deben negociar la posible renovación de las desgravaciones adoptadas durante la presidencia de George W. Bush. Los demócratas apoyan las desgravaciones pero a condición de que se suban los impuestos a los norteamericanos que ingresen al menos 250.000 dólares al año.
De no llegarse a un acuerdo antes del 31 de diciembre, el Gobierno se vería obligado a aplicar, automáticamente, subidas de impuestos y recortes del gasto público valorados en 600.000 millones de dólares, lo cual podría conducir a una nueva recesión, según las estimaciones.
El sábado, el presidente Barack Obama se refirió al 'abismo fiscal' en su discurso semanal de radio e Internet, "Estamos ahora en un momento en el que, en solo unos días, la ley dice que los impuestos de todos los americanos van a subir. Las pagas de todos los americanos van a ser mucho más pequeñas y eso sería lo peor para nuestra economía", afirmó.
El propio Obama ha pedido una sesión del Senado para este lunes para aprobar un "paquete básico" de medidas que evite las subidas de impuestos automáticas y prorrogue las ayudas a desempleados por si fracasan las negociaciones entre Reid y McConnell. Una vez aprobada por el Senado, controlado por los demócratas, deberá ser votada en la Cámara de Representantes, en la que los republicanos tienen la mayoría.