Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yemen podría sufrir una hambruna si no se puede importar alimentos y mejora el acceso humanitario

En el país hay 2 millones de personas en situación de emergencia alimentaria
Yemen es en la actualidad la "mayor crisis de seguridad alimentaria en el mundo", con hasta 10 millones de personas necesitadas de ayuda urgente, y podría terminar convirtiéndose en una hambruna a menos que mejore el acceso humanitario y el comercio de alimentos en el país, ha advertido en su último informe FEWS Net, el sistema integrado de alerta temprana de hambruna.
Los casi dos años de conflicto han dejado a entre 7 y 10 millones de personas en situación de crisis alimentaria --nivel 3 de un total de 5-- y en necesidad de recibir ayuda humanitaria urgente. De este total, según FEWS Net, al menos dos millones de personas se encuentran en situación de emergencia --nivel 4 previo a la hambruna-- y "se enfrentan a un creciente riesgo de muerte".
Según explica en su último informe, el conflicto ha tenido un gran impacto en los medios de vida de los yemeníes, en el funcionamiento de los mercados y en el acceso de las organizaciones humanitarias, a lo que se ha sumado un deterioro de la situación macroeconómica que está afectando a la capacidad del sector privado de importar alimentos.
Dada la fuerte dependencia de Yemen en la importación de alimentos, en el peor escenario posible de que las importaciones cayeran de forma sustancial durante un periodo sostenido o si el conflicto sigue impidiendo el flujo de alimentos a los mercados locales, "es posible llegar a la hambruna", ha alertado.
Para evitarlo, según FEWS Net, hace falta una acción adecuada para garantizar que el comercio de alimentos continúa, puesto que el hecho de que se dependa de la importación de los mismos "limita significativamente el grado en el que la respuesta humanitaria puede garantizar la disponibilidad local de alimentos".
También es necesario, ha añadido, mejorar el acceso de las organizaciones humanitarias con el fin de continuar e incrementar la asistencia que ofrecen en materia alimentaria, sanitaria, de agua y saneamiento y de nutrición.
La asistencia alimentaria a gran escala, incluida la ofrecida por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), de la que se han beneficiado 3,5 millones de personas al mes entre septiembre y octubre, está teniendo "un papel importante a la hora de mitigar la inseguridad alimentaria en muchas zonas", ha resaltado el informe.
Sin embargo, según FEWS Net, "no es suficiente para cubrir las actuales necesidades de Yemen". "Si el conflicto, los niveles de importación y el acceso humanitario y al mercado siguen a los niveles actuales, el tamaño y la gravedad de la actual emergencia se espera que persista durante 2017", ha indicado.
Pero si los comerciantes que importan cereales --el 90 por ciento de la cantidad necesaria para cubrir las necesidades del país viene de fuera-- no tienen acceso a créditos para poder mantener las importaciones, la disponibilidad de alimentos se verá reducida y el consumo de comida por parte de los yemeníes se deteriorará aún más, ha alertado FEWS Net.
POSIBILIDAD DE HAMBRUNA
"En este escenario, la hambruna (nivel 5) y los niveles asociados de exceso de mortalidad serían posibles", ha destacado, incidiendo en que "es muy improbable que la comunidad humanitaria pudiera tener la capacidad para llenar el vacío en las importaciones".
Asimismo, también se podría llegar a una situación de hambruna si el conflicto deja a la población aislada del comercio y la asistencia humanitaria durante un periodo prolongado de tiempo, según FEWS Net.
"Para mitigar la grave inseguridad alimentaria actual y evitar la hambruna durante este año, la comunidad internacional y los actores locales deben proteger la capacidad de los comerciantes privados de importar alimentos básicos", ha sostenido.
Además, ha agregado, "hacen falta más fondos para apoyar la continuación y la expansión de la respuesta humanitaria", así como mantener el acceso de forma continuada a las zonas de conflicto tanto a los comerciantes como a los actores humanitarios.