Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tsipras aparta a Varoufakis de la primera fila negociadora del rescate griego

Tres meses le han bastado a Yanis Varoufakis para convertirse en el ministro europeo más mediático y también para terminar recibiendo la estocada de su propio jefe. Desde que llegó a Bruselas ha sido un personaje incómodo. Se estrenó con el Eurogrupo lanzando un órdago: quiso imponer su criterio al no reconocer como interlocutores a los negociadores de los que depende el rescate griego, la Troika. Así se granjeó la enemistad de la mayoría de los socios y la tensión fue creciendo hasta la semana pasada. En la última reunión del Eurogrupo en Riga le dieron un "aviso importante", según nuestro ministro de Economía, Luis de Guindos. Tras ese último aviso, Varoufakis compartía esta cita del expresidente estadounidense Rooselvelt: "son unánimes en su odio hacia mí y yo doy la bienvenida a su odio". Sin embargo, su tono desafiante esta vez no ha funcionado. Cediendo ante las presiones de Bruselas, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, aparta a Varoufakis de las filas negociadoras que tratan de pactar las condiciones para que Atenas siga recibiendo dinero, aunque Varoufakis seguirá siendo el ministro económico y el hombre de Grecia en Bruselas.