Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

WWF pide a Hong Kong que acelere el fin del comercio de marfil tras la decisión de China

Los activistas del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) de Hong Kong han pedido a las autoridades que aceleren con la eliminación gradual del comercio de marfil en la ciudad, advirtiendo de un posible incremento en el mercado negro tras el anuncio de la China continental de acabar con esta práctica a lo largo de 2017.
La organización ha comparado la rápida actuación de Pekín con respecto al comercio del marfil con el plan de acabar con el polémico comercio en un período más extenso, de cinco años, algo que permite, efectivamente, un período de gracia a los comerciantes hasta 2017.
Tal y como recoge el diario 'South China Morning Post', la responsable de delitos contra la vida silvestre de WWF, Cheryl Lo, ha instado al Gobierno local a actuar rápidamente, dado que Hong Kong es un importante centro de tránsito del marfil ilegal, tanto hacia la China continental como a otras partes de Asia.
Al tiempo que ha alabado la determinación de China "por salvar a los elefantes de África de la extinción", Lo ha advertido de que la brecha temporal que se abre entre los períodos de China y Hong Kong, de cuatro años, los comerciantes chinos pueden llegar a trasladar sus existencias por toda la frontera para venderlos en la ciudad.
Aunque ha celebrado la decisión de Pekín, señalando que ahora ya son tres de los mercados nacionales de marfil más importantes del mundo --China, Hong Kong y Estados Unidos-- están prohibiendo esta práctica de forma gradual.
El Gobierno de China anunció el pasado viernes que pondrá fin al comercio y procesamiento con fines comerciales de marfil en 2017, aunque de forma gradual, según ha informado la agencia de noticias Xinhua.
La decisión la tomó el Gobierno central del país asiático después de haber impuesto el pasado mes de marzo una prohibición de tres años sobre la importación de marfil, como parte de su lucha contra el tráfico ilegal de animales y plantas.
La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres prohibió en 1989 el comercio de marfil, si bien China ha comerciado con él a nivel interno y cuenta con unas 150 tiendas con los permisos en regla.
Esta medida, no obstante, afectará a un total de 34 empresas de procesamiento y a 143 tiendas designadas, muchas de las cuales quedarán clausuradas a finales del mes de marzo, según ha indicado un alto cargo del Ministerio de Silvicultura