Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vinculan el pago de exclusivos tratamientos clínicos a Park con su confidente, detenida en octubre

La comisión parlamentaria que investiga la trama de corrupción en la que se ha visto envuelta la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, apartada del cargo por el Parlamento, ha confirmado que su confidente, Choi Soon Sil --cuya detención hizo salir a la luz el escándalo--, había pagado algunos costes médicos relacionados con la mandataria.
Según el diputado y portavoz de la comisión, Hwang Young Cheul, Choi pagó un total de 1,13 millones de wones (más de 890.000 euros) en una exclusiva clínica de tratamientos de rejuvenecimiento en Seúl entre 2011 y 2014. Entre los pagos se encuentra uno para un análisis de sangre para la apartada presidenta.
Asimismo, la hermana de Choi, Choi Soon Deuk, también habría pagado más de 1,1 millones de wones (más de 870.000 euros) en el mismo período.
Si las sospechas ya se habían centrado en la estrecha relación existente entre Choi y Park, los pagos en esta clínica aumentan aún más las posibles conexiones entre ambas.
Según la agencia surcoreana de noticias, Yonhap, los 29 registros de los pagos realizados por las hermanas Choi se hicieron bajo seudónimos como VIP, 'Jefe de Park' o 'Azul', en una aparente referencia a la mandataria --la residencia oficial del jefe de Estado surcoreano es conocida como Casa Azul--.
Del total de los pagos, sólo dos no están relacionados con la apartada presidenta. El equipo de investigadores está tratando de determinar la naturaleza de estos pagos, ya que Choi ya ha sido acusada en ocasiones anteriores de haber pagado ropa y bolsos para Park, lo que supondría un delito de soborno.
La Asamblea Nacional surcoreana aprobó a principios de diciembre un proceso para destituir a la presidenta, envuelta en un polémico caso de corrupción, con el apoyo de miembros de su propio partido. Ahora será el Tribunal Constitucional el que decida si se confirma o no la destitución en no más de 180 días.