Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vigilia en Sudáfrica por un fotoperiodista secuestrado la semana pasada en Siria

La familia del fotoperiodista sudafricano Shiraaz Mohamed, secuestrado la semana pasada en Siria, ha celebrado este miércoles una vigilia en la localidad de Johannesburgo para rezar por su regreso.
El fotoperiodista fue secuestrado en el noroeste del país, cerca de la frontera con Turquía, y desde entonces no ha habido noticias sobre su paradero. La noticia del rapto salió a la luz el sábado.
"¿Qué decimos cuando alguien nos pregunta cómo estamos? Estamos paralizados por la preocupación", ha dicho Shirley Brijlal, su exesposa, según ha informado la cadena de televisión local News24.
"Todo lo que podemos hacer es aferrarnos a nuestro Creador y saber que se hace su voluntad para que Shiraaz vuelva sano y salvo con nosotros", ha agregado.
Mohamed se encontraba en Siria con la organización humanitaria Gift of the Givers, que confirmó que el fotoperiodista fue secuestrado el 10 de enero por hombres armados cerca del hospital Al Hilal, en la provincia de Idlib.
El fundador de la organización, Imtiaz Sooliman, indicó que los hombres armados comunicaron al personal de Gift to the Givers que había habido "algún malentendido" y que iban a interrogar a Mohamed, si bien no han vuelto a saber de él.
Junto a él fueron secuestrados dos trabajadores de la organización, que fueron liberados poco después de ser esposados y vendados y trasladados por la zona durante cerca de una hora.
Por el momento se desconoce en manos de qué grupo se encuentra, ya que los secuestradores dijeron representar "a todos los grupos en el interior de Siria".
El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) ha reclamado la liberación "inmediata" de Mohamed, recalcando que "entró a Siria para ayudar a documentar los apuros que sufren los civiles".
"Su secuestro es un recordatorio de que los periodistas hacen frente a una amenaza sin precedentes ante los secuestros en todo Siria, incluida la provincia de Idlib, controlada por los rebeldes", ha dicho el coordinador del programa del CPJ para Oriente Próximo y Norte de África, Sherif Mansur.
Según los datos recopilados por este organismo, más de cien periodistas han sido secuestrados en el país árabe desde 2011.