Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uruguay critica a Venezuela por forzar su participación en la última cumbre de MERCOSUR

El ministro de Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, ha criticado este jueves el comportamiento de su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, que intentó participar en la última cumbre del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) a pesar de que no estaba invitada por la suspensión de Venezuela como país miembro.
Nin Novoa se ha referido a la reunión de cancilleres de MERCOSUR celebrada el miércoles en Buenos Aires. Rodríguez se coló en el Ministerio de Exteriores de Argentina para unirse a sus colegas regionales, aunque no lo consiguió porque éstos vaciaron la sala antes de que ella entrara, acompañada del canciller boliviano, David Choquehuanca.
"Entrar a la fuerza en la Cancillería argentina es un acto grave desde el punto de vista diplomático bilateral entre Argentina y Venezuela", ha dicho Nin Novoa en un acto oficial, al tiempo que ha advertido de que también agravará la crisis interna en MERCOSUR.
Nin Novoa ha aprovechado para defender una vez más la suspensión de la membresía venezolana. "Gozaba de todos los derechos pero no cumplía todas las obligaciones", ha afirmado. El ministro uruguayo ha explicado que algunas de las normas comunitarias que Caracas se ha resistido a incorporar a su ordenamiento jurídico son necesarias para el normal funcionamiento de MERCOSUR.
"El MERCOSUR tiene la disyuntiva de seguir funcionando con los cuatro países fundadores --es un hecho histórico, no discriminación-- y, en consecuencia, hemos resuelto seguir este camino de fortalecimiento interno", ha aclarado, en declaraciones recogidas por el diario local 'El País'.
Rodríguez, por su parte, ha calificado de "agresión" el trato que recibió ayer de sus socios de MERCOSUR. La canciller venezolana se encontró con un cordón policial a las puertas del Ministerio de Exteriores de Argentina que trataba de contener a un grupo de manifestantes y que, según su versión, llegó a empujarla.
"Ayer sufrí un golpe que me ha causado mucho dolor, pero el médico aseguró que los huesos están bien, así que no hay ningún problema", ha contado este jueves desde Uruguay. "Soy la canciller de un país y lo menos que me esperaba era ser golpeada por un Policía", ha reprochado.
Además, ha insistido en que se ha producido un "golpe de Estado" en MERCOSUR por "la permanente agresión" a Venezuela en el seno de la organización regional. En este sentido, ha sostenido que no hay razón para la suspensión porque su Gobierno ha incorporado "más del 95 por ciento de las normas del MERCOSUR".
CRISIS EN MERCOSUR
La crisis en MERCOSUR se hizo patente el pasado verano, cuando Brasil, Argentina y Paraguay se negaron a que Venezuela asumiera la Presidencia temporal de manos de Uruguay por incumplir sus obligaciones y la crisis política y social en la nación caribeña.
En estos seis meses, los cuatro países fundadores han desconocido la Presidencia venezolana y el miércoles anunciaron que pasaría a manos argentinas, algo que el Palacio de Miraflores ha rechazado y ha atribuido a una "venganza" del presidente argentino, Mauricio Macri.
Maduro ha achacado la ofensiva contra Venezuela en MERCOSUR a la "triple alianza" de la derecha regional, nombre con el que se refiere a Brasil, Argentina y Paraguay, países cuyos gobiernos han cambiado de signo político en los últimos años.
En respuesta, Venezuela ha activado el Protocolo de Olivos, que contiene el mecanismo de solución de controversias para MERCOSUR. Este jueves se ha celebrado una nueva reunión para escuchar los argumentos venezolanos contra su suspensión, ordenada el 1 de diciembre.