Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Unión Europea celebra sus 60 años decidida a "actuar juntos, a distintos ritmos y distinta intensidad"

Los líderes de la Unión Europea han proclamado este sábado en Roma que la Unión es "indivisa e indivisible", abierta a los países europeos que respeten los valores que comparten, si bien han confirmado que están determinados a avanzar en el proyecto europeo "a distintos ritmos y distinta intensidad", para evitar que los países menos decididos lastren los progresos del resto.
"Actuaremos juntos, a distintos ritmos y con distinta intensidad cuando sea necesario, mientras avanzamos en la misma dirección, como hemos hecho en el pasado, de conformidad con los Tratados y manteniendo la puerta abierta a quienes quieran unirse más adelante. Nuestra unión es indivisa e indivisible", reza la Declaración de Roma que conmemora el 60 aniversario de la fundación de la actual Unión Europea.
En la ceremonia de firma del documento han intervenido los presidentes de las tres instituciones de la UE, Donald Tusk (Consejo), Jean-Claude Juncker (Comisión Euoprea) y Antonio Tajani (Parlamento Europeo), además del anfitrión, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, y el presidente de turno de la UE y primer ministro maltés, Joseph Muscat.
A las firmas de todos ellos --Juncker ha usado la misma pluma estilográfica empleada en 1957 por la delegación de su país, Luxemburgo, para firmar los Tratados de Roma-- se han sumado la de cada mandatario europeo.
Tras la ceremonia, se ha podido ver a algunos líderes haciéndose fotos con la declaración y a la canciller alemana, Angela Merkel; al primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel; y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, bromeando con sus firmas.
En una rueda de prensa posterior, el presidente Rajoy ha dicho que España se ve "plenamente reflejada" en el documento y ha celebrado especialmente que se recoja una referencia "nítida y clara" al objetivo de culminar la Unión Económica y Monetaria, tal y como quería España.