Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ucrania lleva a Rusia ante la CIJ por su apoyo a los separatistas del este

El Gobierno ucraniano ha presentado una denuncia contra Rusia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por el apoyo que el Gobierno de Vladimir Putin ofrece a los separatistas del este de Ucrania desde que estalló el conflicto en la primavera de 2014.
Según ha informado el Ministerio de Exteriores ucraniano en un comunicado, la denuncia se ha presentado "en virtud de la Convención Internacional para la Supresión de la Financiación del Terrorismo y la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial".
El Gobierno de Petro Poroshenko defiende que Moscú ha estado violando la primera de las convenciones al suministrar armas y otro tipo de asistencia a los grupos separatistas, los cuales "han cometido actos de terrorismo en Ucrania con armas suministradas por Rusia, incluido el derribo del vuell MH17 de Malaysia Airlines", informa la agencia UNIAN.
Por otra parte, Kiev sostiene que Rusia ha violado la segunda convención por su campaña de discriminación contra las comunidades no rusas en la península de Crimea, anexionada en 2014 tras un referéndum no reconocido por la comunidad internacional, principalmente a ucranianos y tártaros.
"Empezando por el 'referéndum' ilegal celebrado en una atmósfera de intimidación, las autoridades ocupantes rusas han implementado una política de limpieza cultural contra estas comunidades", ha denunciado el Gobierno ucraniano, citando entre otros "una ola de desapariciones, asesinatos y registros y detenciones arbitrarias" de los miembros de dichas comunidades.
El ministro de Exteriores ucraniano, Pavlo Klimkin, ha sostenido que Kiev ha tratado de "resolver las disputas mediante negociaciones" durante los dos últimos años "pero la Federación Rusa no ha estado dispuesta a cesar sus violaciones del Derecho Internacional".
Ante estas circunstancias, según el ministro, Kiev ha optado por recurrir ante la CIJ, a la que ha pedido que imponga medidas provisionales contra Rusia para evitar que agrave sus abusos de los Derechos Humanos mientras se resuelve el caso.