Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF vacuna a unos 30.000 niños contra el sarampión en Somalia

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha vacunado a unos 30.000 niños contra el sarampión en Somalia, la mayoría de ellos desplazados por la fuerte sequía que sufre el país, donde más de la mitad de la población padece una grave inseguridad alimentaria.
"La única manera de prevenir la enfermedad y la muerte por sarampión es asegurarse de que todos los niños reciban la vacuna. Un niño que sufre desnutrición aguda grave tiene nueve veces más probabilidades de morir de una enfermedad como el sarampión que un niño sano. No tenemos tiempo que perder", ha señalado el representante de UNICEF en Somalia, Steven Lauwerier.
Según UNICEF, en lo que va de año se han registrado más de 5.600 casos sospechosos de sarampión en Somalia, una cifra que supera el total de afectados por esta enfermedad en 2016.
La agencia de la ONU ha asegurado que el sarampión, una infección respiratoria viral que se propaga a través del aire y el contacto con mucosidad infectada y saliva, se está propagando en los campamentos de desplazados, que se encuentran "saturados" y en condiciones "insalubres". Más de 100.000 personas han llegado a Baidoa en busca de ayuda, de las cuales 70.000 han llegado tan solo en marzo, según UNICEF.
"De entre todas las enfermedades prevenibles mediante la vacunación, no hay otra más letal que el sarampión", ha asegurado Lauwerier. "Y por la hambruna de 2011 sabemos muy bien que el sarampión, combinado con la desnutrición y los desplazamientos, es una mezcla letal para los niños", ha añadido.
La campaña de Baidoa, realizada por UNICEF en colaboración con el Ministerio de Salud somalí, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varias organizaciones no gubernamentales, pretende vacunar a cerca de 110.000 niños menores de cinco años en las zonas más críticas de Somalia hasta mayo, además de otros 250.000 niños en Somalilandia.