Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF denuncia las dificultades que atraviesan los niños sirios refugiados en Líbano para acceder a la escuela

Al menos 180.000 niños sirios refugiados en Líbano se enfrentan a serias dificultades para acceder a la educación, según ha denunciado este lunes el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que ha alertado de que muchos de ellos son forzados a trabajar o contraer matrimonio.
La agencia, que busca concienciar a la comunidad internacional de la situación de los menores en Líbano a través del documental 'Imagina una Escuela', ha señalado que cerca de la mitad de los menores sirios que se encuentran en edad escolar no acuden al colegio.
"La pobreza, la exclusión social, la inseguridad y las barreras lingüísticas impiden que los niños sirios accedan a la educación, lo que supone que muchos de ellos corren el riesgo de ser obligados a casarse o trabajar", ha indicado la representante de UNICEF en el Líbano, Tanya Chapuisat.
Según datos de la ONU, más de un millón de personas han abandonado Siria para trasladarse a Líbano desde que comenzó la guerra, hace casi seis años. El documental, que se centra en 19 niños y su dificultad para acceder a la escuela, denuncia la precaria situación de los menores refugiad os en el país.
Jomaa, un niño de 14 años que se ha visto obligado a trabajar por 2 dólares (1,86 euros) al día, ha señalado que ya no recuerda cómo leer o escribir. Mohamad, de once años, no ha acudido a la escuela desde que llegó al país hace un año.
UNICEF ha afirmado que, en vez de recibir educación en Líbano, que registra el mayor número de refugiados per cápita, miles de niños sirios trabajan en la agricultura y la construcción, así como en las fábricas.
UNICEF ha solicitado 240 millones de dólares (223 millones de euros) para poner en marcha varios programas de educación en 2017. "Trabajando con las autoridades y los donantes hemos logrado que cerca de la mitad de los refugiados sirios en Líbano reanuden sus estudios", ha aseverado Chapuisat.
"Ahora es el momento de lograr que la otra mitad también tenga la oportunidad de acceder a una educación de calidad", ha añadido. "Escuchar el testimonio de los niños y darse cuenta del rol que juega la educación en su situación es devastador", ha manifestado el fotógrafo Alessio Romenzi.
La educación continúa siendo uno de los sectores de asistencia humanitaria que menos fondos reciben, según UNICEF, que ha indicado que en 2015 las agencias sólo recibieron un 31 por ciento de los fondos necesarios para cubrir la crisis de educación.