Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE rechaza suspender negociaciones de adhesión con Turquía pero no avanzarán por ahora

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han rechazado suspender formalmente las negociaciones de adhesión con Turquía como ha exigido Austria, aunque no se abrirán nuevos capítulos de las negociaciones a corto plazo por la represión civil emprendida por las autoridades turcas tras el golpe de Estado fallido.
"Queda claro de una vez por todas que no se abrirán nuevos capítulos de negociación. El veto austriaco también demuestra que el Parlamento Europeo no es irrelevante", ha asegurado en rueda de prensa el ministro de Exteriores austríaco, Sebastien Kurz, que ha recordado que para abrir nuevos capítulos en las negociaciones se necesita la "unanimidad" y Austria lo vetará.
Austria ha sido el único país que ha insistido en suspender de manera "temporal" las negociaciones de adhesión y ha rechazado la propuesta de compromiso que ha presentado Países Bajos para dejar claro que no se abrirán nuevos capítulos de negociación, según han explicado varias fuentes diplomáticas.
"Bajo las circunstancias actuales no hay nuevos capítulos en consideración para abrir", rezaba el texto de compromiso aceptado por todos los Estados miembro excepto Austria, finalmente adoptado como una declaración de la Presidencia eslovaca de la UE, en la que los Gobiernos europeos avisan a Ankara de que "el rechazo inequívoco de la pena de muerte es un requisito esencial para la adhesión de la UE".
"Un país ha sido incapaz de apoyar el compromiso que todos los otros 27 encontraron aceptable", ha constatado en rueda de prensa el ministro de Exteriores eslovaco, Miroslav Lajcak, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE.
La posición de Austria ha impedido la adopción por parte de los Veintiocho de las conclusiones sobre las negociaciones de adhesión con los candidatos y potenciales candidatos -Turquía, Serbia, Montenegro, Bosnia y Herzegovina, Kosovo, Albania, la Antigua República Yugoslava de Macedonia-- y en su lugar la Presidencia eslovaca de la UE ha adoptado una declaración. "Para ser francos, queríamos lograr más, tener conclusiones del Consejo", ha admitido el jefe de la diplomacia eslovaca.
En la declaración adoptada, los países de la UE alertan de que "las medidas de naturaleza amplia y colectiva adoptadas tras el intento de golpe, tales como las dimisiones, arrestos y detenciones generalizadas plantean serias preocupaciones" y recuerdan que "la UE sigue esperando que Turquía --un país candidato-- respete los estándares más elevados" de democracia, Estado de Derecho y libertades fundamentales.
En este contexto, admiten "preocupación por el continuo retroceso en la independencia y funcionamiento judicial, así como en las áreas de la libertad de expresión" e instan a Turquía a responder "urgentemente" a las "muchas deficiencias serias" que vienen identificando la Comisión en estas áreas y "revierta" la tendencia negativa actual.
Kurz ya remarcó a su llegada a la reunión que Austria no aceptaría una posición contraria a la de la Eurocámara, que a finales de noviembre reclamó la suspensión "temporal" de las negociaciones con Turquía por la represión en una resolución no vinculante.
La idea era que los Veintiocho dejarán claro a Ankara que no se abrirán nuevos capítulos de negociación a corto plazo, exponiendo lo obvio, pero sin decir abiertamente que el proceso de negociación se congela, según han explicado fuentes diplomáticas.
"Necesitamos todos los canales posibles abiertos pero en principio estamos hablando de un debate artificial porque las negociaciones de adhesión han llegado a una paralización desde hace meses y no veo ningún movimiento en los próximos meses", explicó el comisario austríaco de Ampliación, Johannes Hahn, por su parte a su llegada a la reunión, exponiendo la obviedad de la parálisis de las negociaciones 'de facto'.
El ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, ya dejó claro esta mañana que "en el proceso de negociación es imposible avanzar más con esta situación muy difícil en Turquía" e "es imposible abrir nuevos capítulos", algo que secundó el secretario de Estado para Asuntos de la UE francés, Harlem Désir, insistiendo en que "no puede haber la apertura de nuevos capítulos de negociación" pero no se trata de "suspender" el diálogo con "un gran socio estratégico" con el que deben combatir juntos contra el terrorismo, estabilizar Oriente Próximo y combatir contra las mafias de inmigrantes.
"Pero teniendo en cuenta la deriva en Turquía hoy en materia de violaciones de los derechos humanos, la represión contra periodistas, universitarios y diputados no puede haber la apertura de nuevos capítulos de negociación", remachó el francés, que dejó claro no obstante que la reintroducción de la pena de muerte "sería la ruptura total de las relaciones entre la UE y Turquía tal y como existen hoy".
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha dejado "claro" que "no quiere" que los líderes europeos discutan las negociaciones de adhesión con Turquía este jueves y "no" está en la agenda de la cumbre, ha explicado el ministro de Exteriores eslovaco. Turquía sí se discutirá en la cumbre en el marco de la inmigración y la aplicación del acuerdo para frenar el paso de refugiados e inmigrantes a las islas griegas.
La UE y Turquía acordaron acelerar el proceso de negociaciones en el marco del acuerdo para frenar los flujos de refugiados e inmigrante a las islas griegas a través del Egeo, junto con una ayuda de hasta 6.000 millones de euros y el compromiso de suprimir los visados a los ciudadanos turcos una vez cumplieran las condiciones para ello, incluido cambios en su legislación antiterrorista. "No se cumplen tampoco las condiciones para contemplar la liberalización de visados", ha dicho Désir.
El último capítulo que ambas partes abrieron fue el 33, relativo a Finanzas y Presupuesto, el pasado 30 de junio. Turquía solo ha logrado abrir 16 capítulos de los 35 en que se dividen las negociaciones desde que comenzaron a negociar en 2005, de los cuáles sólo uno está cerrado provisionalmente, el relativo a Ciencia e Investigación. Ocho están congelados por el conflicto chipriota.
ALBANIA, SERBIA Y MONTENEGRO
Los Veintiocho han decidido no abrir las negociaciones de adhesión con Albania de momento --es candidato a la adhesión desde junio de 2014-- hasta que haga más progresos en áreas como la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, la reforma judicial y la protección de las minorías.
Lajcak ha admitido que la Presidencia eslovaca mantenía el "deseo" de abrir las negociaciones de adhesión con Albania pero no era "un objetivo realista" pero ha recalcado que los Veintiocho podrán volver a discutir esta posibilidad una vez haya "progresos" en el país balcánico, sin tener que esperar al próximo informe de evaluación de la Comisión Europea, previsto para la primavera de 2018.
La UE también espera abrir dos nuevos capítulos de las negociaciones de adhesión con Serbia y con Montenegro. En el caso de Serbia, se abrirán los capítulos relativos a Contratación Pública (5) y Ciencia e Investigación (25) y en el caso de Montenegro, los capítulos de Agricultura y Desarrollo rural (11) y Política Social y Empleo (19), según han confirmado fuentes europeas.