Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE abre la puerta a más sanciones contra Pyongyang por sus pruebas nucleares y balísticas

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han abierto la puerta este lunes a adoptar más sanciones contra el régimen de Corea del Norte por sus pruebas nucleares y balísticas realizadas en 2016 que los Veintiocho han condenado "con firmeza".
Los Veintiocho han respaldado la adopción "unánime" de la resolución 2321 del Consejo de Seguridad de la ONU que introdujo nuevas sanciones contra once dirigentes y diez empresas norcoreanos adicionales en respuesta a su quinta prueba nuclear el pasado 9 de septiembre --que en la UE entraron en vigor el pasado viernes-- y han abierto la puerta a "nuevas medidas restrictivas".
"El Consejo está listo para reforzar su coordinación con los socios internacionales sobre la plena aplicación de las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de la ONU", han avisado los Veintiocho en el texto de conclusiones sobre Corea del Norte, en el que inciden en la determinación del bloque de combatir la proliferación y su compromiso con la desnuclearización de la Península coreana, "incluido a través de la consideración de nuevas medidas restrictivas".
Francia defiende la necesidad de imponer sanciones "autónomas" europeas contra más individuales norcoreanos pero también contra sectores "todavía no tocados" por el régimen de sanciones como el sector de la extracción minera, según fuentes diplomáticas.
Los países de la UE comenzaron a aprobar sanciones contra Corea del Norte por sus programas nuclear, balístico y de armas de destrucción masiva en diciembre de 2006 en línea con las sanciones impuestas en el marco de la ONU, pero también han impuesto sanciones propias.
Los castigos del bloque incluyen un embargo a la exportación e importación de armas, bienes y tecnologías que puedan contribuir al desarrollo de estos programas, aunque también sanciones financieras, comerciales y en el sector de transportes.
Los Veintiocho han denunciado que las pruebas norcoreanas constituyen "una amenaza seria a la paz y seguridad internacionales", son "acciones ilegales e irresponsables" que "aumentan las tensiones en la Península coreana en detrimento de todos" y sólo pueden "agravar seriamente" la seguridad en Asia y más allá y suponen "una violación clara de sus obligaciones internacionales" en el marco de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.
Los ministros de Exteriores de los Veintiocho han vuelto a pedir a Pyongyang que "cese sus provocaciones" y se implique con la comunidad internacional de forma "creíble y significativa" y cumpla "todas sus obligaciones internacionales" y abandone así sus programas de armas nuclear, balístico y de armas de destrucción masiva "de forma completa, verificable e irreversible". Al mismo tiempo, han lamentado que desvíe recursos a estos programas pese a la situación humanitaria y la "dureza" que vive la población.