Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE pide a Londres que negocie el 'Brexit' "con y no contra" ella

Tusk pide a los 27 mantener la "unidad y solidaridad política" para tener éxito en la negociación del 'Brexit'
El jefe negociador de la Unión Europea para el 'Brexit', el excomisario Michel Barnier, ha abogado este miércoles por el espíritu conciliador y ha pedido a Reino Unido que el acuerdo de divorcio lo negocie "con y no contra" los Veintisiete.
"Queremos lograr un acuerdo con Reino Unido y no contra Reino Unido. Y agradecería el mismo espíritu del lado británico para buscar un acuerdo con la Unión Europea y no contra la Unión Europea", ha dicho Barnier en una intervención ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).
En su exposición, Barnier ha insistido en que el bloque aspira a lograr un buen acuerdo, que sea justo y en ningún caso un "castigo" a los británicos por su decisión de abandonar el club comunitario.
Así ha reiterado que no contempla las opciones de un "mal acuerdo" o de un "no acuerdo", porque pactar una salida ordenada irá en beneficio de las dos partes.
Para que la desconexión se produzca con "orden", ha añadido, será imprescindible respetar el enfoque progresivo que plantea el bando europeo, que condiciona la reflexión sobre el futuro de las relaciones a superar una primera fase en la que se sienten las bases del acuerdo sobre los derechos de los ciudadanos, las obligaciones presupuestarias de Reino Unido y la frontera en el Úlster.
Barnier ha asegurado, además, que la UE está dispuesta a iniciar las negociaciones de inmediato, "al día siguiente" de las elecciones británicas del 8 de junio.
El negociador europeo ha aplaudido el adelanto de los comicios en Reino Unido porque el resultado dará la "estabilidad" que necesita al Gobierno para afrontar la negociación.
En respuesta a las críticas británicas al pago que se exigirá a Londres para consumar la salida de la UE, Barnier ha defendido que no se trata de una "factura", sino de que el país asuma las "obligaciones" presupuestarias que ha suscrito con sus socios y que son vinculantes.
"No habrá espíritu de revancha, ni ambición de castigo", ha asegurado sobre la cuantía que se pedirá a Reino Unido, cuya cifra sigue siendo una incógnita.
Sobre el marco futuro, Barnier también ha cerrado la puerta a una relación "a la carta" y ha afirmado que "nunca aceptaremos" un acuerdo de libre comercio que permita la competencia desleal o rebaje los estándares sociales, fiscales o medioambientales de la UE.
UNIDAD A 27 Y JUSTICIA CON REINO UNIDO
En el mismo debate, el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, ha apostado por mantener la "unidad y solidaridad política" a Veintisiete para tener éxito en las negociaciones del 'Brexit', un proceso en el que la Unión Europea también habrá de ser "justa con Reino Unido".
"Lo más importante para mí es que el curso de estas negociaciones muestre lo mejor de la Unión Europea en términos de unidad, solidaridad política y justicia hacia Reino Unido", ha indicado.
Tusk ha celebrado así que los Estados miembro se hayan mostrado "unidos, coherentes" desde que Reino Unido decidió en referéndum abandonar el bloque comunitario, al tiempo que ha confiado en que las conversaciones puedan desarrollarse de manera ágil, porque resta "poco tiempo" para hacerlo.
El presidente del Consejo ha explicado a los eurodiputados las bases del mandato político que acordaron los líderes de la UE sin Reino Unido en la que fue la primera cumbre formal a 27, el pasado 29 de abril, y que dejó claro que no hablarán del futuro de las relaciones hasta que se pacten las bases de la retirada.
"Lo primero será abordar la situación de los más de cuatro millones de personas cuyo futuro se ve afectado por el 'Brexit', a ambos lados", ha indicado Tusk, en referencia al listado de criterios detallados que ha redactado la Comisión Europea en las directrices técnicas para la negociación.
Este segundo documento, más extenso y técnico que el mandato político del 29 de abril, será refrendado formalmente por los Estados miembros en una reunión de ministros en Bruselas el próximo lunes, 22 de mayo.
Los textos que marcan el camino del jefe negociador de la UE, Michel Barnier, serán actualizados "tantas veces como requiera la negociación", ha indicado Tusk.
APOYO DE LA EUROCÁMARA
En sus intervenciones iniciales, los líderes de la mayoría de grupos políticos en la Eurocámara han señalado su apoyo al detalle del mandato negociador y manifestado su respaldo a Barnier como representante del bloque en los contactos con Londres.
Así, el jefe del Partido Popular Europeo (PPE), Manfred Weber, se ha mostrado "orgulloso" por la cohesión de los 27 en este proceso y se ha alineado con la condición de una negociación por fases. También ha recalcado que no habrá un divorcio "a la carta" que permita a Reino Unido un acceso a medida al mercado único.
Para el portavoz de Socialistas y Demócratas (S&D) en el debate, Roberto Gualtieri, el acuerdo de desconexión debe ser "justo" y facilitar que Reino Unido "sea un país socio en el futuro", aunque no disfrute por ello de las mismas ventajas con que cuenta por ser miembro de la UE.
También el líder de Los Liberales (ALDE) y portavoz de la Eurocámara para el 'Brexit', Guy Verhofstadt, ha aplaudido que la UE haya "cerrado filas" y ha dicho que las directrices pactadas a 27 "van por buen camino".
A juicio del grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), sin embargo, será necesario cuidar que las negociaciones "no se guíen por la rabia", según ha dicho uno de sus eurodiputados, Raffaele Fitto, quien ha pedido que la UE no busque el "castigo" para Londres.