Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE seguirá peleando para que el acuerdo nuclear iraní se "respete" en vísperas de la inauguración de Trump

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha avisado de que el bloque seguirá peleando para que el acuerdo nuclear iraní se "respete", en vísperas de la toma de posesión del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, que ha cuestionado el acuerdo.
"La UE continuará trabajando para el respeto y la aplicación de este acuerdo extremadamente importante, sobre todo para nuestra seguridad", ha avisado la jefa de la diplomacia europea en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión de los ministros de Exteriores de los Veintiocho, la primera que se celebra en el nuevo edificio 'Europa' del Consejo.
Mogherini ha constatado este lunes, que marca el primer aniversario de la entrada en vigor del acuerdo nuclear iraní, que éste "ha dado resultados, tanto respecto a los compromisos nucleares que Irán asumió como en la firme determinación de la comunidad internacional, empezando por la Unión Europea, de aplicar plenamente" sus compromisos y ha recordado que el aumento en las relaciones comerciales y económicas entre la UE e Irán ha sido "muy significativo" en este año.
"Comenzamos el primer Consejo del año con la prueba de que la diplomacia funciona y cumple", ha remachado.
La jefa de la diplomacia europea ha evitado comentar el posible impacto que tendría una eventual decisión de la nueva Administración de Trump de trasladar su Embajada de Tel Aviv a Jerusalén a la espera de las discusiones de los Veintiocho, que este lunes abordarán el papel "diplomático" de la UE, junto con el Cuarteto para la Paz y los países árabes, para "intentar crear las condiciones para que las partes hagan su parte y reanuden discusiones serias" tras la Conferencia internacional de París.
Respecto a Siria y las próximas citas internacionales para tratar de llegar a una solución a la crisis siria y el papel de la UE en el postconflicto, el otro gran asunto que abordarán los ministros de Exteriores en su reunión de este lunes, Mogherini informará a los Veintiocho de sus últimos contactos con los actores regionales que mantuvo la semana pasada en Ginebra, en los márgenes de las negociaciones para la reunificación de Chipre, incluido Turquía, patrocinador junto con Rusia de la reunión a finales de enero en Astaná.
La jefa de la diplomacia europea también ha confiado en que las negociaciones sobre Chipre concluyan con "un resultado positivo", un proceso que seguirán acompañando "en estos días, horas, y en las próximas semanas" en apoyo de la ONU y las tres partes garantes. "La región, el mundo necesitaría tal noticia positiva y creo que los beneficios para todos, en Chipre y alrededor, serían realmente inmensos", ha dicho.
LIBIA, ENTRE LAS PRIORIDADES DE LOS PRÓXIMOS MESES
Los Veintiocho arrancarán su primera reunión del año con un intercambio sobre las prioridades para el primer semestre del año en materia de relaciones exteriores, aunque no se espera que discutan las relaciones con la nueva Administración estadounidense bajo Trump, según fuentes diplomáticas.
Mogherini ha avanzado que Libia, el principal punto de la inmigración irregular a Europa, será "una de las prioridades" a las que el bloque, que debatirán en su próxima reunión de febrero.
La jefa de la diplomacia europea ha incidido en el interés de gestionar conjuntamente los flujos migratorios con las autoridades libias, ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones "en pleno respeto de los Derechos Humanos y para salvar vidas".
Y ha subrayado que el entrenamiento de los guardacostas libios que comenzó hace varios meses a petición del Gobierno de unidad nacional libio por la misión europea 'Sophia' está yendo "muy bien" y debe contribuir a permitir que el país asegure sus aguas territoriales, algo clave por motivos de "seguridad" pero también para el desarrollo económico del país a fin de permitir la pesca, uno de los principales ingresos en Libia.