Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE mantiene sanciones a dirigentes rusos y ucranianos seis meses más

Los Gobiernos europeos han aprobado este jueves prorrogar seis meses más, hasta el 15 de marzo de 2017, las sanciones contra 146 dirigentes rusos y ucranianos y 37 empresas y sociedades por socavar la soberanía, integridad territorial y la independencia de Ucrania, entre ellos el vicepresidente primero ruso, Dimitri Rogozin, varios allegados del presidente ruso, Vladimir Putin, y los principales dirigentes rebeldes ucranianos.
"La evaluación de la situación que se ha llevado a cabo no ha justificado un cambio en el régimen de sanciones, ni la modificación de la lista de personas y entidades sometidas a medidas restrictivas", ha explicado el Consejo en un comunicado, en el que ha precisado que "la información y la exposición de los motivos para la inclusión en la lista (de sanciones) de esas personas y entidades se ha actualizado como corresponde".
Las sanciones, que se aprobaron por primera vez en marzo de 2014 y se han venido prolongando y ampliando desde entonces, implican la congelación de sus bienes y activos bajo jurisdicción de viaje y la prohibición de viajar a la Unión Europea.
La extensión de las sanciones se publicará este viernes 16 de septiembre en el Diario Oficial de la UE para su entrada en vigor.
Al margen de estas sanciones, la UE también ha impuesto sanciones económicas contra Rusia, en vigor hasta el 31 de enero y sanciones limitadas al territorio de Crimea y Sebastopol, cuya anexión por Rusia el bloque no ha reconocido. Estas, que incluyen sanciones comerciales, estarán en vigor hasta el 23 de junio de 2017.
Los líderes de la UE discutirán en su cumbre de octubre las relaciones con Rusia y el rumbo futuro de las sanciones económicas, cuyo levantamiento condicionaron a priori al pleno cumplimiento de los acuerdos de Minsk.