Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE quiere aclarar "cómo interpretar y aplicar" el principio que prohíbe las devoluciones en caliente

Estudia "duplicar" los fondos para la repatriación voluntaria de inmigrantes
La Unión Europea quiere aclarar "cómo interpretar y aplicar" el principio de 'non refoulement' que prohíbe las devoluciones en caliente de inmigrantes y refugiados que entran de forma irregular en Europa como una de las vías para tratar de atajar la inmigración irregular desde Libia a través del Mediterráneo Central.
"La Comisión podría examinar cómo interpretar y aplicar este principio de manera que se tuviera mejor en cuenta las circunstancias que prevalecen en una situación de crisis", reza un documento con ideas que discuten los Veintiocho para atajar la inmigración irregular a Europa desde Libia preparado por la Presidencia maltesa de la UE y que contribuirá a las discusiones de los líderes europeos en la cumbre informal del 3 de febrero en La Valeta.
Los Estados miembros admiten que "la interpretación de este principio plantea cuestiones jurídicas completas, tanto en virtud del Derecho europeo como el Derecho Internacional".
No obstante, "muchos" Estados miembro han alertado de que "la gran mayoría" de inmigrantes que llegan a Europa a través del Mediterráneo Central "son inmigrantes económicos" y ven "insostenible" la situación y apuestan por desarrollar "medidas adecuadas". Tampoco descartan declarar como "seguros" a "más" terceros países de cara a acelerar la tramitación de las peticiones de asilo.
"Todas nuestras acciones se desarrollan con pleno respeto al Derecho internacional y cumpliendo el principio de 'non refoulement'", dejó claro sin embargo el comisario del Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos, este jueves en La Valeta tras una reunión informal de los ministros del Interior de los Veintiocho, al ser preguntado por las dudas que despierta el proyecto.
Así, el comisario rechazó que se esté poniendo en duda el principio de 'non-refoulement', es decir, la prohibición de llevar a cabo devoluciones en caliente. "Quiero dejar algo claro: Nosotros respetamos el derecho internacional", zanjó.
Los Veintiocho también contemplan "duplicar la financiación para los retornos asistidos voluntarios y para operar los centros de recepción necesarios en Libia y en los países vecinos" en el marco de los programas del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Inmigraciones.
FINANCIARÁ REPATRIACIONES VOLUNTARIAS Y CENTROS EN ÁFRICA
La UE ya anunció en diciembre que destinaría 100 millones de euros para apoyar la repatriación voluntaria y reintegración de 24.000 inmigrantes de países en tránsito en África, especialmente de Libia, Níger, Malí y Burkina Faso, así como la reintegración de los retornados en menor medida desde Europa a sus comunidades de origen a través de un programa de la OIM que cubre Libia y otros 13 países. Se trata de Burkina Faso, Camerún, Chad, Gambia, Ghana, Guinea-Bissau, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal y Costa de Marfil.
Pero, la UE contempla aumentar el apoyo a ACNUR y la OIM para "aumentar rápidamente" la "repatriación humanitaria a los países de origen", más allá del objetivo "inicial" de retornar a 5.000 personas desde Libia y promover acciones similares "en los países vecinos", según el paquete de acciones que presentaron este miércoles la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y Avramopoulos, para atajar la inmigración irregular a Europa desde Libia y que contará con un presupuesto de 200 millones de euros, que esperan que los Estados miembro equiparen con contribuciones nacionales.
MÁS ENTRENAMIENTO A LOS GUARDACOSTAS LIBIOS
Los Veintiocho también contemplan reforzar el entrenamiento de los guardacostas libios y financiar su "equipamiento y costes operativos diarios" pero avisan de que ello requerirá fuentes de financiación "a largo plazo" y no se dependa "únicamente" en las "contribuciones voluntarias" de los Estados miembro como ocurre ahora.
Como paso inmediato, la Comisión prevé acordar "rápidamente" con la Guardia Civil destinar "un millón de euros adicional" para entrenar a los guardacostas libios a través del programa Seahorse, que lidera España y tiene por objetivo reforzar el control de las fronteras de Libia y otros 2,2 millones de euros de ayuda para respaldar el entrenamiento que lleva a cabo Italia en búsqueda y rescate de los guardacostas libios.
Los Veintiocho también estudian "vigilar los puntos de partida en terceros países y detectar y rastrear las embarcaciones sospechosas" de traficar con inmigrantes y reforzar la cooperación con países vecinos costeros de Libia, es decir, Egipto, Túnez y Argelia para atajar a las redes de tráfico y reducir los flujos migratorios.
También piden más esfuerzos para impedir los suministros a las mafias --incluidos los 'dinghies', motores, combustible--, implicando al sector privado, a los países vecinos y Europol.