Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juncker dice que "la primera prioridad es salvar vidas" en el Mediterráneo

Grecia, inmigración, inmigrantescuatro.com

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha defendido este miércoles que "la primera prioridad es salvar vidas" en el Mediterráneo y ello exige el refuerzo de las capacidades europeas para tareas de búsqueda y rescate aunque también ha admitido la necesidad de medidas a medio y largo plazo.

"Es evidente que la primera prioridad consisten en salvar vidas humanas. La urgencia es inmediata y por ello hará falta que reforcemos nuestros medios para salvar vidas humanas", ha defendido Juncker en una rueda de prensa con la presidenta de la Comisión de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini-Zuma, en los márgenes de la reunión entre ambos Ejecutivos.
"Si hay una parte noble de acción política consiste en salvar vidas si están en peligro. De modo que la prioridad absoluta consiste en salvar vidas", ha recalcado el exprimer ministro luxemburgués.
No obstante, ha admitido que habrá que promover medidas a medio y largo plazo. "Más allá de lo inmediato, hará falta que reflexionemos sobre el refuerzo de los medios a nuestra disposición para ayudar a aquellos que desean partir a Europa en sus países de origen. Es de lo que hemos discutido tendidamente y hablamos en el Consejo Europeo", ha precisado Juncker.
También habrá que promover la cooperación con los países de origen. Para ello, Juncker ha dejado claro que el Ejecutivo comunitario desarrollará sus contactos con los países ribereños del Mediterráneo pero también del Golfo para "sensibilizarles" ante el problema, dado que no es sólo un problema de Italia o Grecia y ni siquiera sólo de la UE, sino de todos.
"En el caso de Libia exigimos que las partes implicadas en el proceso de reconciliación entre los libios se pongan de acuerdo. Exigimos un acuerdo interno en Libia. Necesitamos un interlocutor fiable y estable en Libia y desarrollaremos nuestros contactos con los otros países ribereños del Mediterráneo y más allá, del Golfo, para sensibilizarles" en esta problemática, ha subrayado Juncker.
La presidenta de la Comisión de la Unión Africana ha explicado que ambas partes han acordado cooperar para promover la inmigración legal porque "la gente debe poder buscar asilo de forma genuina", "atajar la cuestión de los traficantes de seres humanos" y "abordar las cuestiones sobre el terreno en los países de origen que empujan a la gente a dar estos pasos desesperados". "Hemos acordado que cooperaremos en las tres áreas", ha precisado, tras admitir que ambas partes han tenido una discusión "larga" al respecto.
"Los pasos de los que hemos hablado es ver cómo podemos trabajar con los países de origen para uno, explicarles la realidad de lo que tienen por delante y disuadirles de ser víctimas de los traficantes, pero también para mostrarles sus oportunidades realistas, por eso también hemos hablado de la inmigración legal", ha explicado la africana, preguntados por los pasos concretos que han acordado para atajar el problema del tráfico de inmigrantes.
Dlamini-Zuma ha explicado que también hay que promover "algún tipo de medios de vida" porque "si la gente no tiene medios de vida no se van a quedar sentados y morir de hambre, van a buscar pastos verdes".
"Está claro que implica dar a la gente joven oportunidades de educación y empleo", ha precisado la africana, que ha defendido que "la reindustrialización de África" permitiría la creación de más empleo, especialmente si se moderniza la agricultura. "Somos un continente joven y vamos a necesitar más y más empleos en todos nuestros países", ha explicado.
"No creo que podamos resolverlo mañana, pero estamos dando pasos para intentar resolverlo. La Unión Europea se reunirá mañana y estoy segura de que acordarán algunos pasos", ha subrayado la africana, que ha advertido del riesgo de que la crisis migratoria "empeore" por la situación en Yemen y las crisis en otros lugares.
También ha dejado claro que los dos bandos en Libia deben resolver su división dado que "el vacío" lo está aprovechando el Estado Islámico, pero ha avisado de que no se podrá resolver la crisis desde fuera. "Si los libios no se juntan, va a ser muy difícil para alguien de fuera venir y abordar la situación (...) No será posible que ninguno de nosotros venga en paracaídas a intentar resolver" la crisis, ha zanjado.
Aunque las discusiones se han centrado en la cooperación en inmigración, ambas partes han discutido además cómo cooperar para reforzar las capacidades sanitarias en los países afectados por el Ébola, en la agenda de desarrollo post 2015, en cómo fomentar la participación de las mujeres en la vida política y económica en África y en las negociaciones para llegar a un acuerdo vinculante para combatir el cambio climático en la cumbre de diciembre de París.