Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un atentado en Turquía deja 28 muertos y 61 heridos

Fuerte explosión en AnkaraEFE

Al menos 28 personas han muerto y otras 61 han resultado heridas por la explosión de un coche bomba al paso de autobuses con personal militar en la capital turca, Ankara, según un nuevo balance de víctimas confirmado por un portavoz del Gobierno.

El incidente ha tenido lugar en la zona centro de la ciudad, aunque la columna de humo ha sido visible desde otros puntos de la capital. "Oí una potente explosión. Había humo y un olor muy fuerte aunque estaba a unas manzanas de distancia", ha relatado un testigo a Reuters.

El Ejército ha confirmado que la explosión se produjo cuando varios autobuses esperaban en un semáforo. El atentado ha tenido lugar cerca de una residencia de las Fuerzas Armadas y de otros edificios oficiales, entre ellos el cuartel general del Ejército del Aire y el Parlamento.

Un portavoz del Gobierno ha añadido que, tras la primera explosión, las fuerzas de seguridad han detonado de forma controlada un paquete sospechoso.

Tanto el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, como el primer ministro, Ahmet Davutoglu, han cancelado los viajes que tenían previsto realizar a Bruselas y Azerbaiyán para seguir de cerca las informaciones referentes al atentado.

Investigación en marcha

Ningún grupo se ha atribuido el suceso y el Gobierno ha aclarado que, por el momento, no tienen ninguna hipótesis confirmada al margen de que se trata de un ataque muy bien planeado. Fuentes de los servicios de seguridad han advertido de que las primeras pesquisas apuntan al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Ankara ya fue escenario en octubre de 2015 de un doble atentado que causó más de cien muertos, mientras que en enero de este año diez turistas perdieron la vida por la inmolación de un terrorista en el corazón turístico de Estambul.