Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN insta a Siria a cesar de inmediato los ataques contra Turquía

Cinco personas han muerto por los bombardeos sirios en suelo turco

Califican estas acciones como "actos agresivos en la frontera sureste de la OTAN"

También como "un peligro claro y presente de la seguridad de uno de sus aliados"

Los países de la OTAN han condenado el ataque con obús perpetrado por el régimen sirio y que se ha cobrado la vida de cinco personas en una localidad del sureste de Turquía y han instado al régimen de Bashar al Assad a poner fin de "inmediato" al continuo lanzamiento de proyectiles contra las localidades fronterizas turcas, ya que constituyen "violaciones flagrantes del Derecho Internacional" y "un motivo de gran preocupación" para los aliados.

"Dentro del espíritu de indivisibilidad de la seguridad y la solidaridad que deriva del Tratado de Washington, la Alianza sigue permaneciendo del lado de Turquía y exige el cese inmediato de tales actos agresivos contra un aliado", al tiempo que "insta al régimen sirio a poner fin a las violaciones flagrantes del Derecho Internacional", reza el comunicado aprobado por los Veintiocho aliados tras la reunión de urgencia que han mantenido a nivel de embajadores para discutir los incidentes.
Los embajadores de los Veintiocho han celebrado a petición de Turquía una reunión de urgencia del Consejo del Atlántico Norte, máximo órgano de decisión de la OTAN, para mantener consultas --en base al artículo IV del Tratado fundacional de la Alianza-- sobre "el continuo bombardeo de localidades en Turquía adyacentes a la frontera turco-siria por las fuerzas del régimen sirio".
Al menos cinco personas han muerto este miércoles en la localidad Akçakale, en el sureste de Turquía y fronteriza con Siria, por el impacto de un obús lanzado desde territorio sirio. Horas después, las fuerzas militares turcas han atacado varios objetivos en el país vecino, según ha informado la oficina del primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.
"Los bombardeos más recientes del 3 de octubre, que han causado la muerte de cinco ciudadanos turcos y han causado muchos heridos, constituyen un gran motivo de preocupación para los aliados y han sido fuertemente condenados por todos", aseguran en el comunicado.
Los Veintiocho admiten que estos "actos agresivos en la frontera sureste de la OTAN" son "una violación flagrante del Derecho Internacional" y "un peligro claro y presente de la seguridad de uno de sus aliados".
"Como declaramos el 26 de junio de 2012, la Alianza continúa vigilando de forma estrecha la situación en Siria", avisan los Veintiocho.
A raíz del derribo de un caza turco por parte de las fuerzas del régimen sirio, los aliados mantuvieron entonces discusiones de urgencia bajo el artículo IV del Tratado de Washington, que permite consultas entre los aliados "cuando en opinión de cualquiera de ellos la integridad territorial, independencia política o seguridad esté amenazada".
Entonces como ahora, Turquía no ha invocado ante los socios el artículo V para activar la cláusula colectiva de defensa del Tratado de Washington según la cual un ataque contra un país aliado se entenderá como un ataque contra todos, según han confirmado a Europa Press fuentes diplomáticas.
Desde el derribo del caza turco, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha dejado claro en público que la OTAN está dispuesta a "defender" al aliado turco --la última vez en los márgenes de la Asamblea General de la ONU en Nueva York la semana pasada--, pero siempre ha insistido en que los aliados "no tienen planes para intervenir militarmente en Siria".
Los Veintiocho han evitado en todo caso comentar la respuesta de Turquía al ataque de esta mañana en el comunicado emitido al término de su encuentro, aunque fuentes aliadas han asegurado a Europa Press que "han tomado las medidas que consideraban oportunas en defensa legítima". Las mismas fuentes admiten que Ankara no avisó a los aliados de su intención de responder al ataque desde Siria.