Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Turquía defiende el diálogo con los manifestantes pacíficos

Plaza Taksim, escenario de guerra en Turquíacuatro.com

El presidente turco, Abdulá Gul, ha declarado este miércoles que se debe "dialogar" con quienes tengan "quejas" que presentar, en alusión a los manifestantes que protestan contra la construcción de un centro comercial en la plaza Taksim y el parque Gezi, en Estambul, pero ha advertido de que los que utilizan la violencia "son otra cosa" y no hay que darles "ninguna oportunidad".

Las declaraciones de Gul se producen un día después de que la Policía antidisturbios utilizara gases lacrimógenos y cañones de agua durante 18 horas, prácticamente sin interrupción, para desalojar a los miles de manifestantes que se concentraban en la plaza Taksim.
"Si la gente tiene quejas (...), entonces es nuestro deber entablar un diálogo con esa gente y escuchar lo que tienen que decir", ha declarado Gul. En cambio, "los que emplean la violencia son algo diferente y tenemos que distinguirlos", ha proseguido. "No debemos dar ninguna oportunidad a la violencia (...). Esto no sería permitido en Nueva York, no sería permitido en Berlín", ha afirmado.
El presidente turco ha adoptado una actitud más conciliadora frente a los manifestantes que el primer ministro del país, Recep Tayyip Erdogan, que los ha calificado de "chusma". Sin embargo, ambos han coincidido en afirmar que la violencia en las calles no será tolerada.