Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tunisair vende por casi 75 millones de euros un avión inicialmente destinado a Ben Alí

La aerolínea Tunisair ha anunciado este domingo la venta de un avión inicialmente destinado al que fuera presidente del país Zine el Abidine ben Alí, casi seis años después de su huida del país.
En su comunicado, la compañía ha detallado que el avión, un Airbus A340, ha sido vendido por 181 millones de dinares tunecinos (unos 74,8 millones de euros), recalcando que "la transacción ha sido efectuada según la reglamentación y procedimientos en vigor".
Asimismo, ha resaltado que "el precio de venta es superior al valor contable neto del aparato" y "superior al valor del avión presidencial en el mercado internacional".
Tunisair ha afirmado que la operación permitirá "eliminar los cargos vinculados al estacionamiento del avión en Burdeos desde 2011", agregando que destinará los ingresos "a revisar los motores de la flota".
El avión fue enviado a la localidad francesa en 2010 para ser equipado para el uso de Ben Alí, si bien tras el levantamiento popular contra él nunca llego a ser entregado.
Ben Alí vive en Arabia Saudí alejado de los focos --han sido muy escasas sus apariciones o las noticias acerca de su persona-- junto a su esposa y sus tres hijos, aparentemente a salvo de la petición de extradición formulada por Túnez a la Interpol.
En el país árabe que una vez gobernó ha sido objeto de varios juicios, y, en el más sonado de todos, que finalizó en junio de 2012, fue condenado a cadena perpetua por complicidad en el asesinato de manifestantes durante el levantamiento contra su régimen, que se saldó con la muerte de al menos 338 personas a causa de la represión de las autoridades.
Además, tanto él como su mujer han sido condenados 'in absentia' a 35 años de cárcel y el pago de 91 millones de dinares tunecinos (unos 45,5 millones de euros) por malversación de fondos públicos; a 15 años por posesión de armas, estupefacientes y objetos históricos; y a seis años por corrupción y fraudes inmobiliarios.