Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Túnez intenta verificar la supuesta ejecución de dos periodistas secuestrados en Libia en 2014

El Gobierno de Túnez ha asegurado este domingo que trabaja para intentar verificar la supuesta ejecución de dos periodistas tunecinos secuestrados en septiembre de 2014 en Libia.
En un comunicado, el Ministerio de Exteriores ha señalado que "sigue con gran interés las últimas declaraciones difundidas por una cadena de televisión libia" respecto a la ejecución de los periodistas, Sofiene Churabi y Nadhir Guetari.
Asimismo, ha recalcado que se han tomado las medidas legales y diplomáticas para intentar verificar estas informaciones, según ha recogido la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
El sábado, un hombre condenado por terrorismo dijo, en declaraciones a la cadena de televisión libia Al Hadaz TV, que los periodistas fueron ejecutados por el grupo yihadista Estado Islámico en la localidad de Derna tras ser condenado por espionaje.
La rama libia del grupo aseguró en enero de 2015 haber ejecutado a los dos periodistas, si bien los gobiernos de ambos países no se pronunciaron sobre la autenticidad del anuncio.
Estado Islámico publicó varias imágenes sobre la presunta ejecución junto a la frase "aplicando el mandato de Dios a los periodistas de un canal que lucha contra la religión y difunde la corrupción".
Los periodistas, que trabajan para el canal tunecino First TV, fueron secuestrados el 3 de septiembre en la localidad libia de Brega, tras lo que el embajador tunecino en el país anunció su liberación el 7 de ese mismo mes.
Sin embargo, los periodistas fueron secuestrados de nuevo un día después, sin que haya habido nuevas informaciones sobre ellos.
Desde entonces se ha sospechado que podrían estar muertos, si bien la liberación de varios extranjeros de manos de Estado Islámico tras la toma de Sirte había dado esperanzas de que siguieran retenidos.
En 2014 fueron secuestrados otros dos tunecinos en Libia, un diplomático y un trabajador de la Embajada, que fueron finalmente liberados y regresaron al país varios meses después.