Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobierno tunecino refuerza la seguridad tras el atentado contra dos hoteles

En el lugar del ataque, la playa frente al Riu Imperial Marhada, los empleados del hotel trabajaban en limpiar la zona bajo la atenta mirada de la policía. Pocos son los turistas que han pisado la arena o las hamacas. Otros esperaban con las maletas preparadas para volver cuanto antes a sus países de origen. Las compañías turísticas, sobre todo británicas, han empezado a evacuar a unas dos mil quinientas personas.

La seguridad en el lugar del atentado se ha reforzado al máximo. Con el mes del Ramadán, el número de efectivos había disminuido en los últimos días. Pero el Primer Ministro tunecino ha anunciado que desplegará al ejército en las zonas más turísticas para evitar nuevos atentados. También advierte de que cerrará unas 80 mezquitas conocidas por difundir propaganda yihadista. El gobierno va a investigar además a partidos y grupos sospechosos por su extremismo.