Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Túnez inaugura una plaza en honor a los doce miembros de la Guardia Presidencial muertos en un atentado en 2015

El presidente de Túnez, Beyi Caid Essebsi, ha inaugurado este jueves una plaza en honor a los doce miembros de la Guardia Presidencial en un atentado perpetrado hace un año en la capital, Túnez.
El acto de inauguración de la plaza, ubicada en la base de la Guardia Presidencial en la capital, ha contado con la presencia de familias de los guardias muertos y altos cargos del Gobierno.
"Gracias al valor y la valentía de nuestros mártires, que se sacrificaron por el bien de la seguridad de la nación, Túnez ha logrado, en gran medida, derrotar al terrorismo", ha dicho Essebsi.
Así, ha subrayado que "el Estado cumplirá sus responsabilidades con los mártires, que derramaron su sangre para garantizar la invulnerabilidad de la patria", según ha informado la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
El atentado, perpetrado contra un autobús de la Guardia Presidencial el 24 de noviembre de 2015 en la Avenida Mohamed V, se saldó además con otros 20 guardias heridos.
El atentado provocó que el Gobierno declarara el estado de emergencia en el país, que ha sido prorrogado desde entonces. Esta medida excepcional amplía las competencias de las fuerzas tunecinas y limita ciertas libertades en aras de la seguridad.
Asimismo, el 7 de octubre aprobó una nueva estrategia nacional para combatir "el terrorismo y el extremismo", centrada en la prevención, la protección y la supervisión, si bien por el momento no han trascendido más detalles al respecto.
Desde el levantamiento de 2011 contra el presidente Zine el Abidine ben Alí, la democracia tunecina ha sido vista como un modelo para la región, pero los milicianos islamistas son uno de los mayores retos para el primer ministro, Yusef Chahed, quien asumió el cargo el 5 de septiembre.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a las filas de Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría, como paso intermedio, la caótica Libia.