Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Túnez anuncia medidas excepcionales para el sector turístico

La ministra de Turismo de Túnez, Salma Ellumi, ha anunciado un paquete de medidas excepcionales para el sector turístico con el objetivo de potenciar o recuperar la situación durante esta temporada, según ha informado la emisora tunecina Mosaique FM. Entre las medidas que ha anunciado habrá una rebaja del IVA y la entrega de créditos reembolsables a siete años.

Ellumi ha detallado que entre las medidas figuran una rebaja del IVA del doce por ciento al ocho por ciento, la amortización de los préstamos otorgados en 2015 y 2016 según una reprogramación basada en las capacidades de la institución pagadora y una reprogramación de las deudas fiscales de las instituciones turísticas.
Asimismo, ha anunciado que se entregarán nuevos créditos excepcionales reembolsables en siete años, con dos años de garantía a cargo del Estado para financiar actividades para los años 2015 y 2016.
Por otra parte, se anulará el pago del impuesto de salida a los extranjeros (que era de unos trece euros), se reducirán en un 30 por ciento las tarifas de transporte aéreo y marítimo a los tunecinos residentes en el extranjero, y se apoyará a las empresas turísticas que mantengan a sus empleados.
Allumi ha dicho que las medidas contemplan además el pago de compensaciones a los trabajadores que se queden sin empleo por el cierre de las instituciones que les hayan contratado y la creación de un visado de entrada automático a los ciudadanos de China, India, Irán y Jordania.
Por último, se introducirá un visado de entradas múltiples con duración de un año para los empresarios e inversores de los citados países y se anulará la necesidad de un visado a los ciudadanos de Angola, Burkina Faso, Botsuana, Bielorrusia, Kazajistán y Chipre.
El anuncio de las medidas excepcionales ha llegado pocos días después de que un hombre matara a 39 personas, la mayoría de ellas turistas británicos, en la playa del hotel Riu Imperial Marhaba de Susa, un ataque que ha sido reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico.
Desde el atentado del 26 de junio miles de turistas han salido del país, un duro golpe para el sector turístico, uno de los más potentes de la economía tunecina.
El Ministerio de Turismo ha calificado el ataque de Susa como una catástrofe para el sector, que representa alrededor del siete por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del país.
Desde el levantamiento popular de 2011 para derrocar a Zine el Abidine Ben Alí, Túnez ha vivido una transición pacífica hacia la democracia, con una nueva constitución y elecciones libres. Hasta ahora ha sido considerado como un modelo para la región.
Pero su joven democracia también ha sido puesta a prueba por el auge de movimientos islamistas radicales, algunos de los cuales han recurrido a la violencia.