Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump repite que cree que la tortura "funciona" pero asegura que no la practicará si Mattis se niega

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reiterado este jueves que considera que la tortura es una práctica que "funciona", tal y como ya afirmó el día anterior, pero que no permitirá que se practique si su secretario de Defensa, el general James Mattis, se opone a ello.
En una entrevista con la cadena Fox News, la segunda que concede desde que asumió el cargo hace menos de una semana, Trump ha explicado que su confianza en estas prácticas se basan en conversaciones "con gente de este mundo". "Me han dicho: 'Sí, absolutamente, funciona'", ha señalado.
"Ahora el general Mattis dice que no tiene intención de usarla. Pues bien, yo estoy con él hasta el final. ¿Que creo que funciona? Sí, lo creo", ha indicado.
El día anterior, en una entrevista con ABC News, ya explicó que "personas del máximo nivel de Inteligencia" le han reconocido que este tipo de técnicas funcionan, "sin duda".
Trump aseguró entonces que el 'waterboarding' o ahogamiento simulado "funciona" para extraer información en interrogatorios a detenidos. Sin embargo, ya avanzó que confiaría en las propuestas de Mattis y del director de la CIA, Mike Pompeo. "Si ellos quieren, trabajaremos hasta el final. Haré todo lo que pueda dentro de los límites que me permite la ley", señaló.
Tras sus declaraciones en la entrevista, Mattis aseguró que no tiene ninguna duda con respecto a la tortura.
"El secretario Mattis ha dicho en su proceso de confirmación que se mantendrá firme y cumplirá su compromiso con el Derecho Internacional, la Ley de Conflictos Armados, los Convenios de Ginebra y la ley de Estados Unidos, y eso no ha cambiado", ha explicado en un comunicado el portavoz del Pentágono, Jeff Davis.