Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump promete "devolver el poder al pueblo" y "poner a EEUU primero"

El recién investido presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado el comienzo de una nueva era que se caracterizará por el traspaso del poder del "establishment" al "pueblo" para "poner a Estados Unidos primero". "Vamos a determinar la causa de Estados Unidos y del mundo durante los próximos años", ha dicho al inicio de un discurso de unos 15 minutos de duración escrito por él mismo --según ha sostenido su portavoz-- que ha pronunciado en la explanada del Capitolio tras tomar posesión del cargo.

Trump ha destacado que, si bien cada cuatro años el 20 de enero se repite el mismo ritual, "la ceremonia de hoy tiene un significado muy especial": "no estamos transfiriendo el poder de un gobierno a otro, o de un partido a otro, estamos quitando el poder de Washington DC y se lo estamos devolviendo al pueblo".
"Durante demasiado tiempo un pequeño grupo en la capital de nuestra nación se ha quedado con la recompensa mientras que el pueblo se ha quedado con el coste. El establishment se protegía a sí mismo, pero no a los ciudadanos", ha criticado.
"Esto cambia justo aquí y justo ahora", ha proclamado. "El 20 de enero de 2017 será recordado como el día en el que el pueblo estadounidense volvió a controlar esta nación", ha afirmado, prometiendo que "nadie será olvidado" y que "todo el mundo será escuchado".
Así, ha invitado a los estadounidenses a "formar parte de un movimiento histórico, algo que el mundo no ha visto nunca", basado en "una convicción crucial: que una nación existe solo para servir a sus ciudadanos".
"Los estadounidenses quieren puestos de trabajo", una buena educación, sanidad y seguridad, "exigencias razonables y justas de gente de bien" que durante mucho tiempo ha vivido "atrapada en la pobreza" a causa de la crisis económica.
Trump ha criticado que Washington haya "gastado miles de millones de dólares" en defender las fronteras de otros países, en hacer ricos a otros países, "mientras la fortaleza de Estados Unidos ha ido desapareciendo en el horizonte".
Ha prometido recuperar las fronteras y crear nuevos puestos de trabajo. Reconstruir un país con "dos reglas muy sencillas: mano de obra estadounidense contratada por estadounidenses". "A partir de ahora, cada decisión sobre comercio, impuestos, inmigración o asuntos exteriores se tomará para beneficiar a los estadounidenses", ha recalcado.
"EEUU Primero"
"Hoy emitimos un nuevo decreto para que se escuche en cada ciudad estadounidense, en cada capital extranjera, en cada lugar de poder: a partir de ahora una nueva visión va a gobernar nuestra tierra, Estados Unidos primero", ha anunciado.
A pesar de este discurso proteccionista, ha aclarado que su Gobierno no se cerrará al mundo, sino que "reforzará las alianzas que ya tiene y forjará otras nuevas", especialmente para "eliminar completamente de la faz de la tierra el terrorismo", pero siempre con "total lealtad a Estados Unidos".
Se ha mostrado convencido de que con todo ello Estados Unidos será "imparable". "Ningún reto está fuera de nuestro alcance", ha dicho y ha aseverado que la potencia norteamericana "revelará los misterios del espacio" y borrará las "miserias" de la Tierra.
"Nunca más volveréis a ser ignorados. Vuestras voces, vuestras esperanzas y vuestros sueños definirán nuestro destino y vuestra valentía nos guiará siempre. Haremos que Estados Unidos vuelva a ser fuerte, vuelva a ser rico, vuelva ser orgulloso, vuelva a ser seguro. Juntos haremos que Estados Unidos vuelva a ser grande otra vez", ha concluido.
MDSPGL20170120_6004