Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump promete crear 25 millones de empleos y un crecimiento del 4 por ciento anual

El Gobierno del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha publicado un documento oficial guía para la política de empleo que va a adoptar, tras su toma de posesión este viernes, en la que ha incluido la creación de 25 millones de empleos en la próxima década, gracias a unas políticas que "desatarán el crecimiento económico hasta el cuatro por ciento anual".
Según indica el documento, la Administración Trump realizará una reforma fiscal "procrecimiento que ayude a los trabajadores y empresarios a ahorrar en impuestos". "El plan del presidente bajará cada uno de los impuestos a los estadounidenses, simplificará los códigos fiscales y reducirá el impuesto de sociedades, que es uno de los más altos en el mundo", ha explicado el escrito del nuevo Gobierno estadounidense.
Estas líneas maestras entienden que ajustar un código fiscal que tacha de "desactualizado, complejo y pesado" generará que la economía de Estados Unidos "se desate", "creando millones de nuevos empleos y propulsando el crecimiento económico".
Sobre las empresas medianas, el equipo de Trump ha señalado que las regulaciones federales cuestan al año más de dos billones de dólares, por lo que ha propuesto una moratoria sobre las nuevas regulaciones federales y ha ordenando a los jefes de las agencias y departamentos federales que identifiquen las regulaciones que deben ser derogadas.
Con respecto a los tratados internacionales, el nuevo Gobierno se ha mostrado crítico y públicamente opta por renegociar los tratados existentes y adoptar posturas firmes ante pactos futuros. "Nos aseguraremos que los tratados traigan trabajos bien pagados a nuestras costas y apoyan al sector manufacturero estadounidense", ha añadido el texto.
"El presidente planea mostrar a los socios comerciales lo que pretende con el intercambio señalando las consecuencias que tendrán que asumir países que realicen prácticas injustas que dañen a los trabajadores estadounidenses", ha concluido.