Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump envía mediadores a Oriente Próximo para impulsar el diálogo entre israelíes y palestinos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enviará a Oriente Próximo un equipo de mediación que estará liderado por su yerno, Jared Kushner, y por el responsable de Negociaciones Internacionales, Jason Greenblatt, con el objetivo de intentar impulsar las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos.
El viaje, del que también formará parte la asesora adjunta de Seguridad Nacional, Dina Powell, incluirá reuniones con líderes de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Jordania, Egipto, Israel y la Autoridad Palestina, según una nota de la Casa Blanca recogida por NBC News.
Washington quiere lograr así impulsar "un camino para que haya conversaciones de paz sustantivas entre israelíes y palestinos", si bien Trump considera que en última instancia la estabilización de la zona "sólo puede ser negociada directamente por las dos partes".
El presidente norteamericano es "optimista" y cree que, pese a las dificultades "la paz es posible". "Para aumentar las opciones, todas las partes necesitan crear un ambiente favorable mientras dan a los negociadores y facilitadores el tiempo y el espacio que necesitan para llegar a un acuerdo", ha señalado la Casa Blanca.
Para Trump, la resolución de la reciente crisis en torno a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén supone una "oportunidad" para seguir adelante con unas discusiones que, al menos de momento, no han llegado a buen término. El Gobierno de Israel y la Autoridad Palestina rompieron su último diálogo a mediados de 2014 y, desde entonces, no han dado muestras de querer volver a sentarse a la misma mesa.
La delegación norteamericana que viajará próximamente a Oriente Próximo también discutirá con los actores regionales la lucha contra el extremismo, el deterioro de la situación en la Franja de Gaza y la posible adopción de medidas económicas que permitan "garantizar la seguridad, la estabilidad y la prosperidad" de toda la zona.