Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump firma una orden ejecutiva para relajar el control de la actividad política de organizaciones religiosas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este jueves una orden ejecutiva para relajar el control de la actividad política en los lugares de culto, cumpliendo así una promesa electoral que permitirá a las organizaciones religiosas utilizar sus fondos con menos supervisión pública.
Trump ha instruido "a todos los departamentos y agencias" y, en concreto, al Tesoro "no emprender acciones adversas" contra "ningún individuo, lugar de culto u organización religiosa sobre la base de que hablan o han hablado sobre cuestiones morales o políticas desde una perspectiva religiosa".
El magnate neoyorquino ha precisado que, en lo referente a esta orden ejecutiva, "acción adversa" significa "imponer cualquier impuesto o gravamen, retrasar o negar exenciones fiscales e impedir deducciones fiscales por las contribuciones realizadas a entidades exentas de tributación".
El objetivo de esta medida, ha indicado, es garantizar la protección que la Constitución y las leyes otorgan a la libertad religiosa y al derecho de personas y organizaciones a ejercerlo participando plenamente en la vida civil "sin interferencias indebidas del Gobierno".
"Los padres fundadores vislumbraron una nación en la que las voces y opiniones religiosas fueran parte de una vibrante plaza pública y en la que la gente y las instituciones religiosas fueran libres de practicar su fe sin miedo a discriminación o a represalias del Gobierno", ha subrayado.
"Ahora mismo estáis en una posición en la que podéis decir lo que queráis", ha dicho Trump a un grupo de líderes religiosos en Rose Garden. "Y no permitiremos que la gente de fe sea atacada, perseguida o silenciada nunca más. Nunca apoyaremos la discriminación religiosa", ha afirmado, según informa Politico.
Los críticos han advertido de que esta orden ejecutiva permitirá a las organizaciones religiosas usar las donaciones libres de impuestos para fines políticos, algo prohibido para otros grupos. "Es como un esquema para inundar las campañas políticas con dinero negro", ha dicho el representante demócrata Raja Krishnamoorthi.