Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump admite diferencias con Mattis sobre la tortura y asegura que seguirá su consejo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha admitido que tiene "diferencias" con su secretario de Defensa, James Mattis, sobre el uso de la tortura para obtener confesiones, pero ha asegurado que seguirá los consejos de su equipo de Gobierno.
Trump ha insistido, en la rueda de prensa que ha dado este viernes junto a la primera ministra británica, Theresa May, en que el 'waterboarding' (ahogamiento simulado) "funciona", si bien ha confesado que Mattis es contrario al uso de la tortura.
"Yo me he mostrado abierto sobre este tema, pero haré lo que digan mis líderes", ha afirmado, interrogado sobre la prensa. "Él es quien manda", ha recalcado, destacando que se trata un general de prestigio que ha recibido el respaldo del Senado, "que no es fácil".
May, a quien los periodistas también han preguntado sobre este tema, ha confesado igualmente que hay "diferencias" con Trump, al tiempo que ha valorado que han tenido un debate "franco y abierto", confiando en que siga siendo así en el futuro.
"Puedo confirmar que el presidente me ha escuchado atentamente y yo también le he escuchado a él", ha enfatizado. "Estamos en un momento en el que podemos fortalecer nuestras relaciones, lo cual redundará en nuestro propio interés y en el del mundo entero", ha dicho.
Trump ha declarado esta semana que la tortura "funciona" en los interrogatorios y, según varios medios estadounidense, tiene sobre la mesa una directiva que permitiría recuperar prácticas como el 'waterboarding' y reabrir instalaciones secretas en el extranjero.
La ONU ha recordado al magnate neoyorquino las "líneas rojas" de los Derechos Humanos. "El Derecho Internacional es claro en relación a la absoluta prohibición de la tortura", ha subrayado el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville.