Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump firma la construcción del muro con México: "Una nación sin fronteras no es una nación"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este miércoles la orden ejecutiva que autoriza la construcción de un muro en la frontera con México, bajo la premisa de que "una nación sin fronteras no es una nación".
Trump ha aprovechado su visita al Departamento de Seguridad Nacional para estampar su rúbrica en decretos relativos a seguridad, tanto fronteriza como interior, y avanzar así en unos planes cuestionados por su vecino del sur.
"Una nación sin fronteras no es una nación", ha proclamado Trump, durante un discurso en el que ha prometido "restaurar el Estado de Derecho" y "recuperar el control" de todos los límites territoriales. La frontera sur, con más de 3.000 kilómetros de largo, es la que más preocupa al mandatario.
Para Trump, existe una "crisis" en la linde entre Estados Unidos y México. "El secretario de Seguridad Nacional comenzará, junto a mí y mi equipo, la construcción inmediata de un muro fronterizo", ha prometido, si bien poco antes en una entrevista a ABC News había sugerido que las obras no empezarían hasta pasados unos meses.
En dicha entrevista, el mandatario explicó que su objetivo es comenzar a levantar el muro "en cuanto se pueda". "En cuanto sea físicamente posible", se limitó a avanzar, sin aclarar tampoco cómo hará pagar a México el "cien por cien" del coste de dichos trabajos.
MEDIDAS
Trump ha subrayado que quiere colaborar con México para mejorar la seguridad y las oportunidades económicas a ambos lados de la frontera y ha avanzado que hablará con su homólogo, Enrique Peña Nieto, de posibles medidas para combatir los cárteles y luchar contra el tráfico ilegal de dinero y armas.
El presidente ha defendido su llegada a la Casa Blanca como un punto de inflexión en materia de seguridad, alegando que durante estos años las fuerzas y cuerpos no han podido hacer su trabajo de forma apropiada. Como medida inmediata, planea contratar otros 5.000 agentes fronterizos y de aduanas.
Asimismo, ha abogado por no dejar en libertad a las personas detenidas por delitos migratorios y, en cambio, ha planteado la creación de una oficina para ayudar a las víctimas de las "fronteras abiertas". Trump ha cargado también contra las 'ciudades santuario' que protegen a los extranjeros indocumentados.