Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump confirma el 11 de enero como fecha para su esperada rueda de prensa

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha confirmado este martes que será el próximo 11 de enero cuando comparecerá ante los medios para aclarar los potenciales conflictos de interés por su vasto imperio empresarial, como ya había adelantado una de sus asesoras, Kellyanne Conway, quien fue su jefa de campaña.
"Ofrecerá una rueda de prensa general el 11 de enero en Nueva York. Gracias", ha confirmado a través de su cuenta oficial de la red social Twitter el magnate republicano que el próximo día 20 se instalará en la Casa Blanca.
El neoyorquino anunció que el 15 de diciembre realizaría una rueda de prensa para aclarar, entre otras cuestiones, el futuro de sus negocios. Sin embargo, tres días antes de la fecha anunció que su comparecencia ante la prensa quedaba retrasada, sin ofrecer ninguna fecha concreta. "¡Tiempos ocupados!", argumentó entonces.
Desde su victoria en las elecciones del 8 de noviembre, Trump se ha caracterizado por una comunicación basada principalmente en 'tuits'. El magnate no ha realizado todavía el habitual encuentro con la prensa y ha limitado sus escasas declaraciones públicas a entrevistas a medios concretos.
La última vez que Trump organizó una rueda de prensa fue el 27 de julio. La fecha elegida para su regreso le daría oportunidad de responder al discurso de despedida que ha organizado el mandatario saliente, Barack Obama, previsto para el 10 de enero.
Entre otros aspectos, Trump ofrecerá detalles sobre cómo dejará sus negocios --algo que, ha asegurado, no está "obligado" a hacer--, que quedarán en manos de sus hijos Don y Erico, por completo para centrarse en gobernar el país.
Estados Unidos cuenta con una estricta legislación de incompatibilidades, la Ley de Ética y Gobierno de 1978, aprobada tras el escándalo del 'Watergate', pero esta ley se aplica hasta el rango de congresista y los presidentes quedaron exentos con el argumento de que se podría complicar aún más su tarea.