Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump condena el lanzamiento de Pyongyang y asegura que Washington "tomará medidas"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha condenado el último lanzamiento de un misil balístico intercontinental realizado por Corea del Norte y ha asegurado que "Washington tomará las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los estadounidenses".
"El ensayo de un misil balístico realizado por Pyongyang hoy es el segundo que tiene lugar en menos de un mes y supone una acción peligrosa e imprudente por parte del régimen de Corea del Norte", ha aseverado en un comunicado el dirigente estadounidense en alusión al misil que, según las autoridades de varios países, ha caído en aguas de Japón tras unos mil kilómetros de vuelo.
"Estados Unidos condena este lanzamiento y rechaza las declaraciones del líder norcoreano, que ha señalado que este tipo de pruebas tienen como objetivo garantizar la seguridad del país", ha añadido.
Pyongyang anunció a principios de julio que había llevado a cabo su primer ensayo de un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) y aseguró que contaba con la tecnología necesaria para lanzar un misil con una cabeza nuclear.
"En realidad, el lanzamiento tiene el efecto contrario al que aseguran las autoridades norcoreanas. Al amenazar al resto del mundo, los ensayos balísticos aíslan a Corea del Norte y debilitan su economía", ha señalado el magnate.
"Tomaremos las medidas necesarias para asegurar la protección del suelo estadounidense y de nuestros aliados en la región", ha añadido.
El jefe de Gabinete nipón, Yoshihide Suga, ha explicado en una comparecencia que Corea del Norte ha lanzado el misil a las 23.42 del viernes (hora local). El proyectil ha recorrido mil kilómetros durante 45 minutos y ha alcanzado una altitud superior a los 3.000 kilómetros, según los primeros análisis.
Las Fuerzas Armadas surcoreanas consideran que se trata de un misil intercontinental de "clase avanzada", superior al que probó el 4 de julio el régimen de Kim Jong Un y que ya suscitó todo tipo de críticas y preocupaciones en la mayor parte de la comunidad internacional.