Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump asumirá el cargo de presidente con el mayor índice de rechazo desde 1992

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tomará posesión como mandatario este viernes con una aprobación del 40 por ciento de los electores y una desaprobación del 55 por ciento de los votantes, el mayor índice de rechazo registrado al inicio del mandato en las últimas décadas, según un sondeo elaborado por Gallup.
Trump cosecha un rechazo del 55 por ciento de los electores, un porcentaje mucho mayor que el de los tres presidentes que le precedieron en la Casa Blanca: Obama, que llegó al cargo con una desaprobación del 18 por ciento; George W. Bush, rechazado por el 36 por ciento; y Bill Clinton, que tenía en contra al 26 por ciento de los votantes.
El índice de aprobación de Trump antes de tomar posesión el 20 de enero, situado en el 40 por ciento, se queda algo más de la mitad de valoración que tenía Obama antes de entrar en la Casa Blanca, cuando ostentaba el respaldo del 78 por ciento de los consultados. También está claramente por debajo del 62 por ciento que tenía en su momento Bush y el 66 por ciento de Clinton.
Trump es, además, el único presidente que llega al cargo con mayor porcentaje de desaprobación que de apoyo, con un 55 por ciento de electores en contra y solo un 40 por ciento a favor. El sondeo de Gallup se basa en las entrevistas realizadas a ciudadanos estadounidenses desde 1992, por lo que se ciñe a las valoraciones de los últimos cuatro mandatarios.
La valoración actual de Trump, un 40 por ciento de apoyo, es mayor que el 38 por ciento de máxima que cosechó durante la campaña electoral que terminó con su victoria en las urnas en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. En semana previa a la cita con las urnas, su valoración era del 34 por ciento a favor, lo que no impidió que ganara a su rival, la demócrata Hillary Clinton.
Los tres anteriores presidentes, según recuerda Gallup, también vieron un aumento de su popularidad tras ganar la cita electoral. La valoración de Obama aumentó en 16 puntos porcentuales, la de Bill Clinton en 15 y la de Bush en siete puntos antes de su entrada en la Casa Blanca.
El vicepresidente electo, Mike Pence, también tiene un bajo respaldo y un alto índice de desaprobación, con un 42 por ciento de los encuestados a su favor y un 37 por ciento en contra, según el estudio de Gallup. Los tres anteriores vicepresidentes tenían una valoración mayoritariamente positiva antes de tomar posesión, con Joe Biden con un 53 por ciento de aprobación, Dick Cheney con un 61 por ciento y Al Gore con un 63 por ciento.
La encuesta también estudia la valoración de las primeras damas y sitúa a Melania Trumo como la que más rechazo y menos apoyo genera, con un 37 por ciento en ambos casos. Michelle Obama contaba con el respaldo del 68 por ciento de los votantes antes de llegar a la Casa Blanca, mientras que Laura Bush tenía el 56 por ciento y Hillary Clinton, el 59 por ciento.
La encuesta de Gallup se basa en entrevistas telefónicas realizadas entre del 4 al 8 de enero a 1.032 personas que residen en 50 estados de Estados Unidos y en el distrito de Columbia y tiene un margen de error del 4 por ciento.