Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump promete acabar con el Plan de Acción Climático de Obama

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha publicado un documento guía oficial para la política energética que incluye la derogación del Plan de Acción Climático de su antecesor, Barack Obama.
"El presidente Trump está comprometido con la eliminación de políticas perjudiciales e innecesarias como el Plan de Acción Climático o la Ley de Aguas de Estados Unidos. El fin de estas restricciones será de gran ayuda para los trabajadores estadounidenses y permitirá subir sus salarios en más de 30.000 millones de dólares durante los próximos siete años", destaca el documento, publicado en la página de la Casa Blanca poco después de la toma de posesión de Trump.
El Plan de Acción Climático de Obama incluye recortes en las emisiones de dióxido de carbono en parte mediante la conservación de los bosques y también a través de incentivos para el uso de energías renovables.
El texto de Trump incluye también la defensa de la liberalización del sector y una menor dependencia del petróleo exterior como objetivos a alcanzar durante su mandato. Así, el Plan Energético Estados Unidos Primero busca un menor coste para los estadounidenses y la maximización de los recursos.
"Durante demasiado tiempo hemos estado encorsetados por las gravosas regulaciones de nuestra industria energética", explica el documento. "Una política energética coherente comienza por el reconocimiento de que tenemos bastas reservas energéticas sin utilizar aquí en Estados Unidos", añade.
Así, propone una "revolución del petróleo y el gas de esquisto" que traerá "empleo y prosperidad a millones de estadounidenses". En concreto, cifra en 50 billones de dólares el valor de las reservas de petróleo y gas natural que alberga el país, en particular en tierras de titularidad federal.
Estos ingresos se emplearán en construir carreteras, colegios, puentes y otras infraestructuras públicas y además permitirán una mejora sustancial en la agricultura. Además, Trump defiende una tecnología limpia para la industria del carbón que permita "revivir la industria carbonera estadounidense".
En cuanto al exterior, Trump propone "por motivos de seguridad nacional" que se logre la independencia del "cártel de la OPEP" y de cualquier país hostil. Por contra, propone colaborar con los "aliados del golfo" Pérsico para desarrollar una relación positiva en el ámbito energético vinculada directamente con la "estrategia antiterrorista".
"Un mejor futuro depende de unas políticas energéticas que estimulen nuestra economía, garanticen nuestra seguridad y protejan nuestra salud. Con las políticas energéticas de la Administración Trump, ese futuro puede convertirse en una realidad", concluye el texto.